Podcasts de historia

Primer puente Bailey sobre el Rin, 1945

Primer puente Bailey sobre el Rin, 1945


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Primer puente Bailey sobre el Rin, 1945

Aquí vemos a los ingenieros británicos construyendo el primer puente de pontones de Bailey a través del Rin después del cruce aéreo aliado del río. Los hombres de los Royal Engineers se habían entrenado en los ríos de Yorkshire (Donald Bailey, el inventor del puente, procedía de Yorkshire).


Fundada en el siglo I d.C., la ciudad alemana de Remagen se encuentra en el Rin, al sur de la ciudad de Bonn.

Un puente sobre el Rin en Remagen se incluyó originalmente en el Plan Schlieffen utilizado por Alemania al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Su propósito era transportar tropas y suministros a través del Rin para una invasión alemana de Francia. El puente debía construirse en 1912, pero esto no sucedió.

Durante la Primera Guerra Mundial, varios oficiales alemanes presionaron para que se construyera el puente para que pudiera suministrar fuerzas en el Frente Occidental. Las obras del puente comenzaron en 1916 y se completaron en 1919, después del final de la guerra.

El puente lleva el nombre del general Erich Ludendorff, uno de los defensores más destacados de su construcción.

El puente fue construido por prisioneros rusos capturados en el Frente Oriental. A pesar del ahorro de costes del trabajo forzoso, la construcción costó 2,1 millones de marcos.

El puente tenía 398 metros de largo y constaba de tres vanos. En el extremo oriental había un túnel de 383 metros a través de la empinada colina de Erpeler Ley. Torres de piedra custodiaban cada extremo del puente, lo suficientemente grandes como para albergar a un batallón de soldados.


Noroeste de Europa

Antes de comenzar las operaciones en apoyo de Overlord, vale la pena mencionar una operación puente en el Reino Unido.

En 1941, la Luftwaffe arrojó de manera bastante inconveniente una gran bomba en el techo de la estación de metro de Bank, colapsando completamente el techo y creando un enorme cráter. En 2 horas comenzó el trabajo en el sitio y en un par de semanas se despejó y se preparó para un puente temporal. Aunque Wikipedia afirma que el puente temporal era un Bailey, era una viga de caja grande Mark II de 2 tramos, se completó en menos de 5 días y se construyó de tal manera que permitió que la estación se reconstruyera debajo de él.

Voy a cubrir el papel de los puentes de asalto con más detalle en una publicación posterior, pero su impacto no debe subestimarse. Una vez que se estableció la cabeza de playa y comenzó la ruptura, las operaciones de puente comenzaron en poco tiempo.

El primer puente Bailey que se construyó en Francia se llamó acertadamente London Bridge I. Completado 2 días después del Día D por 17 Field Company RE, fue un pontón Bailey sobre el Canal de Caen, a unos 700 m del famoso Puente Pegasus.

British Pathe tiene un clip de London Bridge aquí

Muchos otros pronto siguieron sobre el río Orne y el canal Caen en la preparación para la Operación Goodwood, muchos construidos bajo el fuego enemigo constante.

Uno de estos se llamó York Bridge I, un Pontón Bailey Clase 40 de 115 m que cruzó el Canal de Caen en Ouistreham y luego continuó sobre el río Orne, la continuación, por supuesto, se llamó York II

La Agencia de Veteranos produjo un buen relato de la campaña en Caen para el 60 aniversario, haga clic aquí para leer

Christopher Long tiene un excelente sitio web sobre los puentes Bailey supervivientes en Normandía y otros proyectos de restauración histórica, haga clic en aquí para tener una lectura de este fascinante sitio.

Los tanques Cromwell se mueven a través del puente "York", un puente Bailey sobre el canal Caen y el río Orne, durante la Operación "Goodwood", 18 de julio de 1944. © IWM (B 7656) Un tanque Sherman cruza el "Puente Winston", un puente Bailey construido sobre el río Orne para la ofensiva de "Goodwood", 24 de julio de 1944 © IWM (B 7969) El primer ministro Winston Churchill y el general Sir Bernard Montgomery cruzando el río Orne sobre el puente Winston, 22 de julio de 1944. © IWM (B 7873

Los ingenieros canadienses reales construyeron dos puentes de clase 40 Bailey sobre el río Orne al sur de Caen y estos se llamaron Winston y Churchill.

Las unidades de puentes ferroviarios también debían ver una gran cantidad de acción, ya que la implacable acumulación logística y la ruptura crearon una demanda insaciable de material.

Cruzando el Sena (Operación Neptuno)

Una vez que la situación alrededor de Caen se hubo estabilizado y las tremendas batallas en esa área llegaron a su fin, los aliados estaban listos para avanzar sobre el Sena.

El siguiente mapa muestra el avance planificado

Mantener la velocidad de avance era fundamental y para apoyar esto, se formaron varias columnas puente especialmente capacitadas y equipadas, siendo obvio que los puentes intactos serían bastante escasos.

El 21º Grupo de Ejércitos Británicos debía cruzar en Vernon y las Divisiones Blindadas del 30º Cuerpo avanzarían hacia el Somme, Bruselas y Amberes.

Vernon tenía dos puentes, un ferrocarril y una carretera y, como parte de la estrategia general del Día D, ellos, y muchos otros, debían ser destruidos para aislar Normandía y retrasar y contraatacar. Hubo un problema, nadie sabía realmente cuántas bombas serían suficientes para negar un puente, pero permitir que se reparara o se usara más tarde, es una delgada línea entre dejar caer un tramo y destruirlo por completo.

El puente ferroviario fue derribado con éxito por una impresionante exhibición de bombardeo de precisión llevado a cabo por seis P-47 estadounidenses con daños mínimos en las áreas circundantes y pérdida de vidas civiles.

Puente ferroviario de Vernon (Crédito de la imagen: Visite Vernon)

No se utilizó el mismo método para el puente de carretera, 2 salidas de 73 y 26 bombarderos B26 arrojaron casi 200 toneladas de bombas, lo que provocó una pérdida significativa de vidas civiles.
La 43ª División de Infantería de Wessex había estado practicando durante un par de años los cruces de rover de asalto, ya que era la opción obvia para encabezar el cruce. El 25 de agosto de 1944, elementos líderes de la 43.a División de Wessex, incluido el Regimiento de Middlesex y el 15/19 de Húsares, llegaron a Vernon y, a pesar de ser invitados a los banquetes de liberación, procedieron a establecer silenciosamente sus posiciones con vistas al punto de cruce, hábilmente asistidos por el Resistencia francesa.

Los objetivos se localizaron con la ayuda de los habitantes de la ciudad, sorprendentemente, los defensores alemanes en la otra orilla no sospechaban nada.

La travesía no iba a ser tan fácil.

Por la tarde, la orilla opuesta estalló con fuego de las fuerzas británicas y se estableció una espesa cortina de humo. El 5º Batallón del Regimiento de Wilshire fue el primero en cruzar en botes de asalto, pero solo un bote sobrevivió y la batalla se prolongó hasta la noche en que se estableció una pequeña cabeza de puente. Hay una historia que dice que un oficial de RE en solitario se vistió con un abrigo de lona y calcetines para pilotar el pequeño bote de asalto que transfirió a un pequeño número de soldados al otro lado, un DUKW también se usó para transferir personal. Los barcos de asalto también estaban tripulados por destacamentos de 583 Field Company RE.

El 4º Batallón de Infantería Ligera de Somerset y el 1º Batallón del Regimiento de Worcestershire también participaron en el cruce de asalto en otros lugares. Durante la noche, el puente destruido se utilizó para cruzar a un pequeño número de personal, en una sola fila.

La infantería cruza el río Sena a través del puente de carretera destrozado en Vernon, 27 de agosto de 1944. © IWM (BU 199) Cruzando el Sena y el avance hacia la Línea Siegfried 24 de agosto a diciembre de 1944: tropas británicas cruzando un puente temporal sobre el río Sena en Vernon, como el 21º Grupo de Ejércitos del General Montgomery, lanzó un viaje que en una semana cubrió 200 millas para llegar al río Scheldt en Bélgica.

Se planeó completar dos puentes, un FBE Clase 9 y un Pontón Bailey Clase 40.

Durante la noche se colocaron algunos de los pontones, pero a pesar de los heroicos esfuerzos para completar el Puente Clase 9 durante el día siguiente, el fuego enemigo lo impidió. Sin embargo, a medida que avanzaban los combates en la orilla opuesta, permitió que el primer puente estuviera terminado a primera hora de la tarde.

En la mañana del 26 había tres batallones firmemente establecidos en las orillas lejanas en el suburbio de Vernonnet y un puente Clase 9 FBE establecido, pero era imperativo que el puente Clase 40 se construyera lo antes posible para permitir que la armadura pesada se Cruz.

Durante el día siguiente, la construcción de la Clase 40 Bailey fue llevada a cabo por las Tropas RE del 7º Ejército, con las Balsas Clase 9 y Bailey haciendo un buen negocio.

Una topadora cruza el río Sena en Vernon, el 27 de agosto de 1944. © IWM (BU 196) Building Goliath IWM Construcción del puente de pontones Bailey clase 40 llamado Goliath en Vernon, 1944. IWM

Los dos puentes estaban ahora en su lugar, llamados David (Clase 9) y Goliat (Clase 40).

Puentes de David y Goliat en Vernon, IWM Una ambulancia e infantería cruzando el río Sena en un puente Bailey en Vernon,

El tráfico no era solo de una vía y había uno o dos visitantes famosos.

Prisioneros alemanes en Vernon

Montgomery cruza en Vernon

También se construyó un tercer puente, otro Class 40 Bailey terminó el día 29

Este tercer puente tenía más de 230 metros de largo y se llamaba Saul.

Un par de videoclips de operaciones puente alrededor de Vernon en 1944, haga clic en aquí y aquí

Los británicos perdieron 600 hombres en 4 días, los alemanes 1600 hombres. Murieron 12 guerrilleros de la Resistencia, que se suman a los 107 civiles muertos durante los últimos cuatro meses. La ciudad tuvo que ser reconstruida, lo que no se haría antes de 1949. Pero esta victoria fue crucial. Hizo posible que las tropas aliadas continuaran su marcha hacia el Este. Montgomery cruzó el Sena en Vernon el 1 de septiembre de 1944. Una calle de Vernon lleva su nombre, es uno de los numerosos testimonios de agradecimiento de los habitantes de la ciudad por sus Libertadores. Los rincones militares en los cementerios, así como muchas piedras conmemorativas en Vernon y sus alrededores, aún recuerdan a quienes ofrecieron sus vidas para liberar nuestra región.

El sitio web del Regimiento de Worcestershire tiene un relato excelente y detallado de 14 partes del cruce en Vernon, haga clic en aquí leer.

En 1945, se construyó un nuevo puente Callender Hamilton y en 1954, se completó el puente actual.

El sitio web del Regimiento de Worcestershire detalla una reunión que tuvo lugar en 1992, vale la pena leerla, haga clic en aquí

A menudo hay otros eventos apoyados por Royal Engineer en Vernon, celebrando y recordando el cruce.

El memorial de Vernon dice

EL 25 DE AGOSTO DE 1944, LA DIVISIÓN 43 (WESSEX) LIBERÓ VERNON Y CRUZÓ EL RÍO SEINE BAJO EL FUEGO DE LAS UNIDADES ALEMANAS EN LAS PROMINENTES COLINAS DE LA BANCA ORIENTAL. LA INFANTERÍA APOYADA POR 4 REGIMENTOS ARMADOS LUCHÓ DURANTE 3 DÍAS POR REPULSAR AL ENEMIGO. EL CRUCE SE LOGRÓ MEDIANTE EL USO DE 3 PUENTES FLOTANTES CONSTRUIDOS POR LOS INGENIEROS REALES. DESDE ESTE PUENTE INICIAL, EL 30º CUERPO LLEVÓ EL AVANCE HACIA BÉLGICA. LAS TROPAS BRITÁNICAS SUFRIERON 550 VÍCTIMAS EN ESTA OPERACIÓN.

El Rin (Operación Saqueo)

Una vez sobre el Sena, los objetivos eran destruir las fuerzas alemanas, asegurar las instalaciones portuarias de aguas profundas y negar a los alemanes el acceso a los sitios de lanzamiento de sus cohetes V. Las fuerzas británicas y canadienses se alinearon al norte con las fuerzas estadounidenses al sur.

Hubo mucha lucha por hacer en la aproximación y muchos casos de importantes operaciones de puente, especialmente a través de canales en Holanda y el río Mosa.

Una vez asegurados los accesos, cruzar el Rin era el siguiente obstáculo antes de la propia Alemania. La planificación meticulosa que se había estado llevando a cabo desde 1942 había previsto que los alemanes no dejaran puentes intactos, pero la velocidad de avance había permitido conservar algunos, pero incluso con esta relativa buena fortuna, todavía se necesitaba un considerable esfuerzo de puente para mejorar las líneas de comunicación frente al Rin. También se estableció una unidad experimental en Nijmegan para probar el equipo especializado que se usaría, incluido un cabrestante de globo de bombardeo RAF Wild Kite que se usaría para transportar balsas sobre el rover. El XXX (30) Cuerpo también había establecido una formidable fuerza puente que comprendía ocho ingenieros divisionales, cuatro ingenieros divisionales blindados, dos regimientos de ingenieros de asalto, cuatro ingenieros del cuerpo, dos ingenieros del ejército, ocho ingenieros de tropas del GHQ, dos compañías de puentes RASC, un pelotón de volquetes RASC, Pelotón de Transporte General RASC, nueve Compañías Pioneer, cuatro Pelotones de Equipos Mecánicos RE y finalmente un adjunto de la Royal Navy que estaban a cargo de los remolcadores pesados.

Cruzar el Rin siempre fue un desafío significativo y está más allá del alcance de esta pieza mirar cada cruce y el aire (Operación Varsity) y la fase de asalto al río, por lo que solo veré algunos ejemplos.

Antes de continuar, debe tenerse en cuenta que el primer puente táctico sobre el Rin fue completado por el 150 ° Batallón de Construcción de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. A fines de marzo de 1945 utilizando un puente de Treadway Clase 40 M2, el M2 Treadway usó pontones inflables y fue un diseño excelente con tiempos de construcción muy cortos

Baileys de muchos tipos, transbordadores y vehículos Buffalo eran parte del elaborado plan.

Sin embargo, el primer Bailey sobre el Rin fue un esfuerzo británico.

Una vez que se completó el cruce de asalto, el primer puente Bailey sobre el Rin estaba en Xanten, un Pontón Bailey Clase 40 de 300 m comenzó la mañana del 24 de marzo de 1945 y se completó poco después por las tropas del 7º Ejército RE.

Esto se llamó el Puente Digger, pero algunas disputas todavía parecen persistir.

Digger fue seguido de cerca por otros 9, en Wardt, Rees, Honnepel y Emmerich llamados Draghunt, Sussex, Lambeth, Waterloo, London, Blackfriars, Westminster, Sparrow y Maclean (canadiense).

Existe cierta disputa sobre los "primeros", Digger o Draghunt (Wardt), pero Draghunt era un puente de Folding Boat Equipment (FBE), no un Bailey, aunque se le atribuye ser el primer puente táctico británico sobre el Rin. El puente de Sussex, un pontón de clase 12 de Bailey también en Xanten se inició al mismo tiempo que Digger (en 30 minutos) pero tenía el doble de largo y en dos tramos unidos por una calzada.

D más 1: las últimas etapas de la construcción de los primeros puentes sobre el Rin. Lancha de desembarco naval en el Rin con, al fondo, el primer puente terminado en el sector británico, debajo de Xanten. Este "molcab" de la Royal Navy - base avanzada de lanchas de desembarco móvil & # 8211 está desempeñando un papel importante en el cruce del Rin por parte del ejército. © IWM (A 27816) El primer puente Bailey sobre el Rin está a punto de completarse, del 24 al 25 de marzo de 1945. © IWM (BU 2542)

Las diferentes fuentes varían, pero supongo que en realidad no importa cuál fue el primero, todas se completaron en poco tiempo contra grandes probabilidades.

Más allá del Rin, por supuesto, había aún más puentes que completar y se puede encontrar un buen relato. aquí con una voluminosa cantidad de información sobre el elemento aerotransportado de los cruces en el Archivo Pegasus

Cerraré este post con una imagen bastante icónica

El mariscal de campo Sir Alan Brooke (Jefe del Estado Mayor Imperial), Winston Churchill, el mariscal de campo Sir Bernard Montgomery y el teniente general William Simpson cruzan un puente Bailey sobre el Rin el 26 de marzo de 1945. IWM


Cómo un puente ayudó a cambiar la Segunda Guerra Mundial

Winston Churchill comentó una vez que “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”. Por supuesto, estaba hablando de los pilotos de la Royal Air Force y su reciente triunfo en la Batalla de Gran Bretaña, pero podría haberse referido fácilmente a un conjunto de vigas de acero y voladizos en su lugar.

Al menos, eso es según el testimonio del mariscal de campo Bernard Montgomery quien, para decirlo sin rodeos, escribió:

“El puente de Bailey hizo una inmensa contribución al final de la Segunda Guerra Mundial & # 8230 Nunca podría haber mantenido la velocidad y el ritmo del movimiento hacia adelante sin grandes suministros de puente de Bailey ... Sin el Puente de Bailey, no deberíamos haber ganado la guerra. Fue lo mejor en esa línea que hemos tenido ".

El puente Bailey era de hecho necesario para suministrar a las fuerzas aliadas el considerable equipo militar que necesitaban para cruzar el Rin en Alemania y, durante la batalla de Remagen, les ayudó a capturar el puente Ludendorff. Esta hazaña por sí sola probablemente acortó la Guerra en un par de meses, salvando innumerables vidas.

Un héroe inesperado

Pero que exactamente es un puente Bailey? ¿Y quién es Bailey? Como es tan común con los inventos, son bautizados por sus inventores. En este caso, Donald Bailey: un ingeniero, un hombre de Yorkshire y un funcionario.

Bailey inventó el puente Bailey tres años antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial en 1936 y garabateó el diseño inicial en la parte posterior de un sobre. El atractivo era el siguiente: era una construcción modular prefabricada, que podía desplegarse en una zona de guerra, utilizarse de forma improvisada y al azar y, una vez cumplido su propósito, separarse y luego volver a desplegarse en otro lugar. Los soldados podían armar el puente manualmente en voladizo en un solo extremo sobre un espacio y luego empujar el área flotante hacia afuera con rodillos.

El diseño de Bailey fue ignorado hasta bien entrada la guerra, en 1941, cuando se hizo evidente que los puentes de la Primera Guerra Mundial con propósitos similares no podían soportar los vehículos de combate cada vez más pesados ​​de los aliados. Finalmente, el Departamento de Guerra se puso en contacto con Bailey y le dijo que se preparara para una prueba a gran escala del puente en el Experimental Bridging Establishment en Christchurch en Dorset.

De Londres a Leningrado

En menos de un mes de pruebas, el puente Bailey entró en producción. Fue más fácil de usar y desplegar de lo esperado, y las fuerzas británicas, australianas y canadienses se dispusieron rápidamente a implementar una nueva herramienta que las potencias del Eje simplemente no tenían. De hecho, fueron los Ingenieros Reales Canadienses del 2. ° Cuerpo Canadiense quienes construyeron el más grande: el llamado & # 8220Blackfriars bridge & # 8221 sobre el Rin, que medía 558 metros de longitud. Lo más impresionante de este puente es que la sección flotante por sí sola tenía una clasificación de carga militar de clase 40, que es lo suficientemente resistente como para que los tanques de 40 toneladas avancen con seguridad.

Los paneles modulares utilizados para la construcción del puente Bailey significaron que en el apogeo de su uso en la guerra se produjeron alrededor de 20.000 paneles cada mes. Durante todo el conflicto, se fabricaron, enviaron y desplegaron aproximadamente 700.000 paneles en forma de puentes modulares Bailey. De punta a punta, suficiente para extenderse desde Londres hasta San Petersburgo (Leningrado) en la Rusia actual.

Segunda Guerra Mundial y más allá: el legado duradero del puente Bailey

No es una hipérbole describir el puente Bailey como una maravilla de la ingeniería. Era ligero y los soldados podían montarlo en 24 horas. El puente podría soportar incluso los tanques más pesados ​​durante un tramo de más de 60 metros.

Testimonio de este hecho es que, durante los últimos tres cuartos de siglo, el diseño original esencialmente sigue vivo y se usa ampliamente hoy en día, con solo algunas mejoras menores. Los ejemplos incluyen Super Bailey, Mabey Compact C200 y Logical Support Bridge. Muchos de estos nuevos descendientes se utilizan tanto en circunstancias civiles como bélicas, y solo se necesita un supervisor de sitio para supervisar la instalación. Lo que significa que los "ingenieros" que construyen el puente casi siempre pueden consistir en cualquiera que viva y trabaje en el área.

En el mundo actual menos devastado por la guerra (las guerras y los conflictos, a pesar de su prevalencia en el ciclo de noticias, han ido disminuyendo constantemente desde la Segunda Guerra Mundial), el puente Bailey es un gran triunfo para la comunidad de ingenieros civiles, que continúan desplegándolo para establecer conexiones y suministros críticos para personas de todo el mundo. Los ejemplos incluyen: ayudar a los niños a ir a la escuela y ayudar a que regresen a la normalidad después de un desastre natural. En 2005, el gobierno británico envió 30 C200 a la región de Cachemira en Pakistán como puente de emergencia después de que un terremoto devastó la región.

El descendiente más utilizado del puente Bailey es el Mabey Compact C200. Este modelo C200 es mucho más eficiente porque requiere menos piezas para ensamblar, pero en principio y función, sigue siendo en gran medida el mismo que el que usaron los Aliados. El C200 se puede fabricar en la mitad del tiempo y hay muchos menos componentes para ensamblar a mano.

Otros tipos de puentes que se utilizan comúnmente en la actualidad incluyen el puente Truss, el puente Crane Mat y el puente peatonal. Todos comparten en gran medida el mismo principio y diseño, incluso si las funciones son ligeramente similares. Como dice el viejo adagio: "Si no está roto, no lo arregles". Quizás no deberíamos esperar nada más de un diseño tan elocuente que ayudó a ganar batallas clave en el escenario de la guerra y, sin embargo, al mismo tiempo, podría escribirse en el reverso de un sobre.

Escrito por: Ben Fielding

Ben Fielding es redactor de Ascensores RJ, una empresa de mantenimiento, instalación y construcción de ascensores con sede en Stoke-On-Trent, Staffordshire.


El final del puente

Una vista aérea del puente Ludendorff después de su colapso el 17 de marzo de 1945. Dos puentes de pontones Treadway son visibles al norte.

Un fuego de las 3.50 pm de la Compañía A, 14º Batallón de Tanques, empujó a los alemanes fuera del puente. Un escuadrón de infantería con pocos efectivos dirigido por el segundo teniente Timmermann avanzó hacia el puente, a pesar del riesgo de volar con él, para arrebatárselo a los alemanes.

En ese momento, el cabo alemán Anton Faust desafió los disparos aliados para salir corriendo del túnel de Erpeler Ley y encender la mecha manual. Solo explotó la carga en el muelle sureste y los explosivos comerciales no fueron lo suficientemente fuertes como para derribar el puente.

Los médicos esperan víctimas después del colapso del puente Ludendorff en el Rin el 17 de marzo de 1945

Las tropas estadounidenses avanzaron a través del puente bajo el fuego alemán, eliminando cargas explosivas a medida que avanzaban. El primero en cruzar el Rin fue el sargento Alexander Drabik. Él y sus hombres habían corrido por el centro del puente, pero todos llegaron ilesos a la orilla opuesta.

Los estadounidenses capturaron rápidamente ambos extremos del túnel de Erpeler Ley, y los alemanes que estaban adentro se rindieron.

A pesar de un contraataque alemán, la cabeza de puente estadounidense al otro lado del Rin resistió. Durante los próximos diez días,

25.000 soldados estadounidenses junto con tanques, camiones y artillería cruzaron el puente Ludendorff. Los ataques alemanes no lograron destruirlo. El 17 de marzo se derrumbó debido a los daños acumulados y la tensión del uso masivo durante las dos semanas anteriores. 28 ingenieros del ejército estadounidense murieron en el colapso.


Los 300 ingenieros de combate de la Segunda Guerra Mundial

Construcción de puentes y carreteras de amplificación

Los 300 ingenieros realizaron una variedad de tareas. Construir puentes y mantener carreteras era su especialidad. Fueron responsables de construir puentes que reemplazaron lo que los ingenieros alemanes demolieron o permitieron el acceso a una ubicación geográfica que era estratégicamente ventajosa para su misión. Había varios tipos de puentes que fueron construidos por ingenieros de combate y dos categorías principales: puentes fijos y flotantes. La siguiente es terminología de ingeniería relacionada con la construcción de puentes.

Los puentes fijos incluían:

  1. El puente de zanca simple constaba de dos estribos, un solo tramo de zancas y un suelo. (Para tramos de entre 15 y 25 pies de largo) fue el más famoso y algunos todavía están en uso hoy en día. Se formó a partir de un conjunto prefabricado de piezas de caballete de puente y era un puente independiente erigido pieza por pieza. Los puentes variaron según el tonelaje que se esperaba que cruzara el puente. Aunque los británicos inventaron la estructura para su uso en la Primera Guerra Mundial, se modificó para adaptarse al mayor tonelaje de los nuevos tanques y vehículos motorizados de infantería y artillería. En los Estados Unidos, se creó una asociación entre los ingenieros del ejército de los EE. UU. Y varios fabricantes de acero y componentes que consultaron con sus homólogos británicos para mejorar la eficiencia de los procesos de fabricación. Los británicos y estadounidenses estaban igualmente preocupados por la simplicidad, el peso y la facilidad de transporte. Los puentes Bailey fueron diseñados para vanos de hasta 120 pies y capaces de transportar hasta 70 toneladas.
  2. El puente doblado de caballete constaba de dos o más tramos de larguero. Los soportes entre los contrafuertes eran caballetes. consistía en dos armaduras (ensambladas por mano de obra, en longitudes de hasta 72 pies) que soportaban una plataforma de madera de una vía.

Los puentes flotantes fueron los siguientes:

  1. El Light Ponton Bridge M1938 era un puente flotante capaz de transportar tráfico de 10 toneladas en una dirección.
  2. El Heavy Ponton Bridge M1940, aunque similar al ligero, era mucho más pesado y llevaba una carga de 25 toneladas. fue diseñado para transportar tanques medianos. Contaba con pasarelas de acero para las pistas, que se colocaron mediante una grúa montada sobre camión. Utilizaba pontones de goma especiales.

Para cualquier tipo de terraplén, acercamiento o tamaño de un río, existía un puente compatible que podía desplegarse.

Además de construir el famoso Puente Tucker, un puente fijo de madera en Carentan, el 300 construyó un puente Treadway de cuatro secciones sobre el río Douve en Pont L'Abbe, otro en Candoll, Francia y Menden, Alemania y construyó un puente flotante de 288 pies. Treadway Bridge a través del rápido movimiento del río Isar en Moosburg, Alemania. Este puente llevó al General George S. Patton del Tercer Ejército Americano a escribir una carta de elogio al Comandante del Batallón 300 expresando su satisfacción y reconocimiento por su espíritu de trabajo en equipo.

El grupo 300 de ingenieros de combate mantuvo las carreteras en la marcha hacia Alemania. Limpiaron hielo, nieve y escombros. Retiraron tanques, vehículos y minas enemigos destrozados. Los ingenieros de combate aterrizaron en Normandía ya equipados con el conocimiento y la experiencia práctica en el tendido de carreteras. La autopista Alcan de 1.500 millas desde la Columbia Británica, Canadá hasta el corazón de Alaska, no solo fue una maravilla de la ingeniería, sino que continúa satisfaciendo las necesidades de transporte. Desde su construcción, la capacidad del tractor de oruga D-8 se hizo muy respetada y los ingenieros aprendieron a inventar nuevas formas de trazar carreteras rápidamente y en terrenos atípicos.

Los ingenieros de combate fueron entrenados en cómo usar una multiplicidad de herramientas: pesadas y ligeras. Fueron entrenados para usar sus manos y su creatividad para resolver problemas urgentes. Los electricistas, fontaneros y especialistas se reclutaron de la vida civil, pero la mayoría de los constructores de carreteras se capacitaron en lugares como Fort Belvoir en Virginia y Camp White, Oregon.

Las rotondas 300 construidas en Isigny y St. Sever Calvados, Francia. Mantuvieron las carreteras cerca de Aquisgrán y eliminaron los tanques alemanes y los restos cerca de Reichersdorf, Alemania. En enero de 1945 quitaron el hielo, la nieve y los escombros de las carreteras mientras protegían los puentes que podrían necesitar demoler. Incluso construyeron los quitanieves que necesitaban para hacer el trabajo.

El 300 también mantuvo señales direccionales en las carreteras, reabrió las líneas de ferrocarril, operó terminales de control y supervisó la reapertura de las vías navegables interiores. Las actividades del 300o crearon la necesidad de materiales de construcción a pedido y los impulsaron a establecer fosas de grava, depósitos de madera, operar veinte aserraderos con una producción diaria de 35,000 pies tablares en Bélgica y resguardar plantas de acero y alquitrán en Leiden, Alemania. . Todos estos estaban relacionados con sus trabajos de construcción y mantenimiento de carreteras.

Co. C reparando carreteras entre Fritzdorf y Overich, Alemania, 20 de marzo de 1945. Foto: Riel Crandall Co. B reparando un arcén y construyendo una zanja de drenaje cerca de Fritzdorf, Alemania, 19 de marzo de 1945. Foto: Riel Crandall Co. C construye desagües franceses en un desvío a 2 millas al sudeste de Isigny, Francia, 16 de julio de 1944. Foto: Riel Crandall Co. B construyendo una alcantarilla en un desvío entre Carentan e Isigny, Francia, 12 de julio de 1944. Observe los dos niños (uno de pie y el otro en cuclillas) a la derecha del centro del cruce de caminos. Foto: Riel Crandall

El Ponton con puentes treadway

El siguiente es un relato de la construcción de un puente de pontones con pasarelas colocadas en la parte superior. Fue escrito por Randy Hanes de 300th Combat Engineers, Company C '' para ilustrar gráficamente, con moderados elogios, el tipo de actividad y las condiciones que los ingenieros tenían que cumplir y conquistar ''.

El letrero, en letras rojas grandes, en negrita, dice: "Construido por la Compañía C, Compañía Espíritu 300 ° Batallón de Combate de Ingenieros". Equipo proporcionado por 998 th Treadway Bridge Company. & Quot

El puente Ponton en Moosburg, Alemania, fue construido para que el Tercer Ejército del General Patton cruzara el río Isar. La corriente era rápida y feroz más rápida que el Roer, el Elba o el Danubio y todo lo que estaba atrapado en sus garras se desplazaba rápidamente río abajo para ser varado o hundido. El río Isar era un vínculo importante con el frente que avanzaba rápidamente. La prensa, los fotógrafos oficiales y los camarógrafos de Newsreel estaban allí para capturar el evento mientras tres generales (una, dos y tres estrellas) observaban mientras armamos el tramo flotante de doscientos ochenta y ocho pies. Las topadoras habían comenzado a romper el dique de tierra despejando el camino para la rampa de lanzamiento. Había una actividad hirviente por todas partes. Las cuadrillas estaban ensamblando los flotadores de goma, inflándolos con los enormes compresores de aire y una grúa levantaba las vías de acero sobre ellos (los pontones) mientras cada sección flotaba en su posición. Se estaban asegurando líneas de tensión a los restos volados que quedaban del puente original río arriba. Los soldados de infantería del 395º Regimiento, 99ª División, caminaban peligrosamente sobre sus retorcidos caballetes. Varios tanques con sus armas apuntando más allá de la costa lejana estaban esperando en una posición de emergencia. En lo alto, proyectiles de 155 mm zumbaron hacia las líneas enemigas delanteras con un fuerte 'crujido' mientras el ruido rodaba sobre las colinas recordándonos que ¡la guerra de cuotas estaba en marcha! '' Minuto a minuto pasaban preciosamente mientras los métodos Blitz de la guerra moderna comenzaban a hacer clic.

El 2º pelotón, 3º pelotón, ya había conectado los dos primeros flotadores sin contratiempos colocando los dos pasadores de sesenta y cinco libras a través de la pasarela de enlace mientras tiraba laboriosamente de otra sección a su posición. A medida que nos acercábamos al centro del río, la corriente ganó su primera batalla. Un flotador barrió de costado en la corriente. Las cuerdas se partieron de las manos de los hombres y descendió por el iracundo Isar. El bote a motor giró bruscamente para cerrar rápidamente la brecha con el flotador y moverlo de manera segura a la orilla. La victoria número dos para el río llegó una hora más tarde cuando nos acercábamos a la orilla opuesta. Cuando el bote a motor ya no pudo arrastrar su carga contra la incansable corriente, se colocó una grúa en el puente con la esperanza de tirar de las secciones hasta la cabeza del puente donde podría conectarse. De repente, un flotador volcó por la acción de tracción de la grúa. La pesada pasarela colgaba verticalmente de un lado y dos hombres cayeron al río. Frenéticamente nadaron hasta la orilla mientras el tercer hombre todavía se aferraba a la parte superior del flotador. Los tres hombres se salvaron. Más tarde, los flotadores se pincharon y la lancha a motor se ensució con una cuerda que casi la volcó. Finalmente se llegó a la orilla opuesta y se colocó la última sección en su lugar.

Las columnas de vehículos que esperaban comenzaron a calentar sus motores y la Sangre de Vida Blindada de la Victoria comenzó a fluir. Otro logro de los ingenieros y los peligros de que el enemigo lanzara morteros cerca del puente no disuadió a estos soldados. Había un trabajo que hacer y el trabajo era lo primero. Afortunadamente, los morteros estaban fuera del objetivo y en la guerra, ¡solo cuentan los 'impactos'! Nuestra cobertura aérea y de artillería habló con autoridad y, en breve, el silencio fue la única respuesta. Otra 'batalla' cayó a favor de la causa de la libertad.

Following the completion of the bridge, General Patton wrote a letter to our Battalion Commander, complimenting us on our fine achievement, with special recognition of the fine spirit and high morale that showed during construction of the bridge.


Mr W.F.Lowbridge: Crossing the Rhine 1945

On March 25th 1945, the assault over the Rhine took place at Rees and our Engineering Company was in the front of the assault under a huge barrage of artillery. It was our job to bulldoze the ramps down to the river, drive in the posts to guide the tanks down to where the floating bridges were being assembled and place them into position.
After the assault took place, we were retained in the area to assist in the building of the permanent bridge over the Rhine, which was approximately hundred yards short of a mile in length. This bridge and one further down at Wasel, took the whole of the 2nd Army into Germany, and led to the end of the war in Europe on May 25th.
After the war ended, we then followed the other troops into Germany, ending first in Hamburg and moving later to Hanover. Whilst we were in this area the Concentration Camp at Belsen was released and some members of our company were sent in to assist. I was not. Later we were asked to assist in the rehabilitation of some of the young girls who had been released and found that most of them had come from Yugoslavia, as it was then.
Later they were repatriated back to Yugoslavia, but were not at all happy to go as they felt they would only end up in a Russian Concentration Camp.
We finished our work in Germany removing bombed bridges out of canals. It was at this time that I saw a notice in our Company H.Q. asking for volunteers to train as Clerk of Works in the army to replace the people who had been called up and would later be discharged on demobilisation. I volunteered on my own behalf and aso six of my colleagues. We were accepted and were sent back to Chatham, where we were again tested and accepted, took a one-year course, promoted to Staff Sargeants and started our new career.

© Los derechos de autor del contenido aportado a este archivo pertenecen al autor. Descubre cómo puedes usar esto.

Esta historia se ha clasificado en las siguientes categorías.

La mayor parte del contenido de este sitio es creado por nuestros usuarios, que son miembros del público. Las opiniones expresadas son de ellos y, a menos que se indique específicamente, no son las de la BBC. La BBC no es responsable del contenido de los sitios externos a los que se hace referencia. En caso de que considere que algo en esta página infringe las Reglas de la casa del sitio, haga clic aquí. Para cualquier otro comentario, contáctenos.


Crossing the Rhine at Remagen

The US Army's surprise capture of the Ludendorff Bridge over the Rhine River at Remagen, Germany, broke open Germany's defenses in the west.

The Rhine is no ordinary river. About 766 miles in length, with an average width of about 1,300 feet, the generally north-flowing waterway also is exceptionally swift and deep. Since the days of the Roman Empire it has served as central Germany’s traditional defense against invasion from the west. That remained the case in the first months of 1945. Although Hitler’s Reich hovered on the verge of total collapse, with its cities in ruins from Allied bombing raids and Soviet forces crashing in from the east, Germany’s defenses along the Rhine River still held strong. Although American, British and French forces had occupied most of Germany west of the Rhine, they remained unable to cross the river into the Ruhr industrial center. The U.S. Army Corps of Engineers deemed the river totally unfordable, even at low water and the Germans had either destroyed or were prepared to destroy every significant bridge.

Allied planners recognized that they would most likely have to undertake an amphibious crossing of the Rhine in order to penetrate deeply into German territory. That seemed to necessitate focusing on somewhere north of Bonn, where the river entered relatively open and therefore more tank-friendly terrain. Only slight consideration was given to Remagen, about fifteen miles south of Bonn, where the Ludendorff Bridge remained standing but the terrain at and east of the river was discouragingly rough. Named after General Erich Ludendorff, Germany’s military leader during the latter half of World War I, the railroad bridge had been built—primarily by Russian prisoners of war—from 1916-1919 and had a span of 1,200 feet. Given that high ridges pierced by a railroad tunnel lay east of the bridge, it seemed an unlikely target for the Americans. Still, German engineers had rigged it with explosives, removing them for a time to avoid their detonation during an Allied bombing raid, and then replacing them as the Americans approached. The infantry units guarding the bridge were weak.

At Remagen, the German Fifteenth Army squared off against the American First Army, commanded by Lt. Gen. Courtney Hodges. On March 3, 1945, Hodges directed his III Corps, with Maj. Gen. John Leonard’s 9th Armored Division acting as spearhead, to drive down the valley leading toward Remagen from the west. German resistance was weak and disorganized. On March 6, remnants of the Fifteenth Army retreated across the bridge as the Germans prepared to set off their explosive charges and demolish it ahead of the Americans. Men and vehicles of Brig. Gen. William Hoge’s Combat Command B approached the bridge, hoping but hardly expecting that they could seize the bridge intact.

Just as the morning fog lifted on March 7, however, Lt. Col. Leonard Engeman, heading a task force of the 9th Armored Division’s 14th Tank Battalion and 27th Armored Infantry Battalion, was stunned to look through his binoculars and see the bridge still intact, with German vehicles still rumbling across it. Engeman dispatched Lt. Karl Timmermann with advance forces, including some new M26 Pershing tanks, to seize the bridge. He ordered: “Go down into the town. Get through it as quickly as possible and reach the bridge. The tanks will lead. The infantry will follow on foot. Their half-tracks will bring up the rear. Let’s make it snappy.” Timmermann, who had been born in Frankfurt, Germany, in 1921, obeyed but German resistance in the outskirts of the town made the advance excruciatingly slow. The local German commander had plenty of time to blow the bridge, but still refused in order to let more of his troops escape across it to the east.

Lt. Timmermann’s men approached the bridge at 3:15 p.m. with an increasing sense of urgency. German engineers blew a charge near the west span, damaging it and making it temporarily impassable for tanks. Timmermann nevertheless rushed the bridge with his infantry. The Germans tried to blow the central span, but the charges failed to detonate. Finally another charge blew and the bridge seemed to rise in the air—before settling back down on its original structure. In their haste, the German engineers had placed a detonator improperly—and those Russian prisoners of war had built the bridge too well!

Sergeant Alexander A. Drabik was given credit as the first American to cross the bridge to the east bank of the Rhine. There was hard fighting to follow, however, as the Americans cleared the railroad tunnel—which the Germans might also have blown—and secured the ridge overlooking the crossing. And although the Americans were able to make some quick repairs to the damaged bridge, allowing troops and vehicles to cross, it lasted only ten days longer before collapsing under pressures of traffic and German air attack before collapsing for good on March 17. The unexpected prize at Remagen forced the Allies to shift their strategy for invading central Germany, and more time would pass before they broke out from their new bridgehead. The crossing of the Rhine at Remagen, however, marked a decisive moment heralding the impending collapse of Germany.


Pontoon bridge built by US troops across the Rhine River in Duisdorf, Bonn, Germany in 1945

A "pontoon bridge built by US troops across the Rhine River, crossed by Don Deane's outfit on March 27, 1945. Known as "Jackpot Bridge." Total length 1145 feet. Construction time 16 hours, 45 minutes." Duisdorf, Bonn, Germany. 1945.

Image Information

Log In or Sign Up first to add items to your collection.


Ernest Hemingway — The Need of a Bailey Bridge: France, August 1944

As Hemingway and his friends were enjoying the good life of the newly liberated Paris, Barton’s 4th Infantry Division was in hot pursuit of the Germans to the north and east of the capital. By August 31st, 1944, Col. Lanham’s 22nd Infantry (the “Double Deuces”) had secured a bridgehead across the Aisne, and three days later had crossed the Oise, and were moving close to the Belgian border.

On September 1st, 194 4 , while Hemingway was drinking with a group of cronies in the Ritz bar, he received a cryptic message, delivered by hand from one of Col. Lanham’s dispatch riders, which read: “We have fought at Landrecies and you were not there.” Hemingway, who often pretended he was an illiterate country bumpkin, knew what Lanham was getting at he also knew the message was an updated version of the taunt by Henry IV to the Duke of Crillon, after the victory at Arques, in the late 14th century. Hemingway, although he knew in his heart of hearts that he’d used up virtually all of his nine lives since the 6th of June. He couldn’t resist this challenge thrown down by Lanham. It was too good to miss.

Hemingway said his goodbyes to Mary, and with Pelkey, and with a young Frenchman by the name of Jean Decan driving, the heavily armed men, again in contravention of the rules governing war correspondents, headed north toward Landrecies, and the Franco-Belgian border.

The territory that Decan and Hemingway crossed was still dangerous, containing pockets of heavily armed German troops. It was a foolhardy mission, Hemingway knew that.

But in the words of the poet Don Marquis:

“ What the hell, what the hell.”

Hemingway and Decan followed the route north from Paris to Compiègne, spending the night in a field where they witnessed five V2 rockets high in the starry sky, heading for England. In the morning they turned east for Vic-sur-Aisne, but were delayed by a succession of punctures.

As Carlos Baker writes in his biography of Hemingway:

“Near the village of Wassigny about ten miles from Guise, Ernest and Jean ran into trouble. Or so he [Hemingway] said. By his account, their presence attracted more than a dozen local volunteers. A reconnaissance group discovered that the short road between Wassigny and the considerable town of Le Cateau was cut off by German armour, making a roundabout detour advisable. The major obstacle was an enemy antitank gun so situated down a side road as to be able to interdict the main route. Anxious to remove it, one of the Wassigny volunteers came up to Hemingway, saying, ‘ Mon capitaine, on ne batter pas?’ No, said Hemingway. American infantry was in the area and would eventually take care of the threat. When the young man spat on the ground in what looked like an insolent manner, Ernest flew into one of his rages. He told the young gallant that if he thought he could knock off a gun like that, it was all his. The attack lasted an awful four minutes, leaving the German gun intact, but killing six of the French and wounding two others. All this occurred, said Ernest, because he had lost his temper.”

When Hemingway and Decan eventually caught up with Lanham’s temporary task force it was too late, with Lanham taking the task force back to the rest of his 22nd Infantry. Greetings were exchanged with Lanham telling Hemingway of his bravery in getting through. Hemingway didn’t mention the deaths at Wassigny.

Then, after a brief meal with Lanham, Hemingway unbelievably, headed back to Paris and the Ritz and Mary, who had decorated Ernest’s room (number 31) with copies of his favourite paintings, including one of an old pair of boots by Van Gogh, which reminded Hemingway of the army boots he was wearing.

On September 7th Hemingway set off once more from Paris to catch up with the fast- moving 4th Division now eighty-five miles inside Belgium.

By late afternoon, after travelling through a countryside that was a curious mix of war and peace — harvests and booby traps — the group made camp at St.-Hubert, with Decan and Pelkey grilling beef from cows that been killed in a nearby field afterwards sleeping in a small hotel that declined to charge them for their rooms, or the wine. After a breakfast of bacon and eggs cooked by Decan, the group moved on.

Later in day they found Lanham and his 22nd in a forest near Bertogne resting before moving on to Mabompré. By late afternoon Lanham’s 22nd, and Hemingway’s motley crew were on the western extremities “…of the Belgian village of Huoffalize, sixty kilometres southeast of Liège.

From the hilltop overlooking the valley they could see the rolling forested country stretching toward the German frontier. Lanham deployed a platoon of tank destroyers in hull defilade…” firing at German armour as it raced across the village bridge and out into the countryside.

That bridge was vital for Lanham to continue his chase.

On September 11th, Lanham, with a smouldering Lucky Strike permanently dangling from the left corner of his mouth, was looking through a splendid pair of captured German Zeiss field-glasses toward the river that formed the German border less than a hundred yards away.

“ What’s the problem, Buck?” asked Hemingway, who was playing a hand of cards with Pelkey.

“ They’ve blown the damned bridge. That was obviously the explosion we heard a minute ago.”

“ Who the hell are “they”, Buck?”

“ The damned SS. We heard yesterday that a few remnants of the 2nd SS Division might have been left behind to the give the regular German army a chance to get home to father.”

“ A joker don’t count, Archie. What can we do, Buck?”

“ Repair the bridge, I guess.”

Lanham then spotted one of his aides and yelled.

“ Get a bunch of engineers up here, and fast.”

“ Yes sir, but they’re way back…”

“ I didn’t ask where they were, captain, just get them up here.”

The Captain roared off in his jeep as Hemingway placed his cards on top of the low wall he and Pelkey were using as a card table.

“ My hand I think, Archie? That’s a hundred dollars you owe me.”

Houffalize was deep in the valley of the River Ourthe, beneath steep grey granite cliffs, which was, in the words of British historian Charles Whiting, “…the centre of a small road network and a bottle-neck. In three months time it was to be the centre of the great link up between the 1st and 3rd US Armies during the Battle of the Bulge and then it would be wrecked completely.”

For Lanham the bridge across the Ourthe, in the middle of the town, was essential for the eastward progress of the 22nd. But that didn’t bother the inhabitants of the town, who — even though many of their houses had been destroyed as the bridge went up — still heaped gifts of cakes, eggs, and bottles of wine, upon Hemingway and the rest of the “liberators.”

“ Say, Ernie, if this were Oak Park, and your dear Mother was being liberated, would she offer cakes and wine?” asked Lanham.

“ I don’t ever remember seeing cakes in the house, sure as hell don’t recall eating any. And as for wine Buck, no chance, the Devil’s liqueur. No, any liberating army outside Ma’s house would be told … to please stay off the grass and to be as quiet as possible so as not to disturb her afternoon nap. But then, who’d want to liberate Oak Park?”

After frying and devouring the eggs, eating the cakes, and drinking the wine, Lanham got the now assembled bunch of 22nd Infantry Engineers (the captain had found them brewing coffee less than three miles down the road) to gather as many villagers as they could to start rebuilding the bridge with anything they could lay their hands on.

“ Wish I could get my hands on a Bailey Bridge, Ernie, but the damned Limeys keep them all to themselves, and the few the US have are in Holland.”

“ To hell with the Limeys, Buck.”

“ Yeh, but I still wish I had one of their damned bridges.”

Donald Bailey (later, Sir Donald) a pretty low grade British civil servant — and something of a Meccano fanatic as a boy — invented his so called Bailey Bridge in 1941, and eventually convinced the British military to take up his idea and like all simple ideas it proved itself to be indispensable.

In essence a Bailey Bridge is a prefabricated metal road bridge that floats on pontoons, with the roadway element made-up of heavy duty timber planks. It can be assembled relatively easily, taking around six hours to span a river the size of the Thames. The first was erected (under heavy enemy fire) in May 1944, at the battle of Monte Casino in Italy. Hundreds were used in the hours, days, and weeks after D-Day, enabling the Allied armies — especially the heavy armour and supply trucks — to maintain their necessary momentum whenever they came across a destroyed bridge. The Americans soon saw the usefulness of the invention and built hundreds under licence for their own use. As Colonel Lanham mentioned, by September of 1944 virtually all of the Bailey Bridges were being used in Holland as the Allied armoured divisions dashed toward Arnhem to relieve the besieged units of the British Airborne. To get an idea of how a Bailey Bridge was constructed, watch Sir Richard Attenborough’s superb 1977 film, A Bridge Too Far, and enjoy Elliott Gould’s wonderful portrayal of an unconventional, Colonel Lanham style, cigar-chewing American officer kicking ass. Of course Lanham had no chance of getting his hands on a Bailey Bridge, having to make do and mend.

Hemingway chose not to help re-build the bridge, but instead sat on a fence watching, drinking, and shouting orders on bridge-building techniques. Many of the town’s inhabitants, who genuinely thought Hemingway was in charge, immediately started referring to him as the General. Hemingway told them he was not a general, only a captain, and after being quizzed as to why he held such a lowly rank replied in deliberately broken French:

“Can’t read nor write is why. Never quite got around to it, but hell that don’t hold anyone back in the good old US Army.”

Ernest Hemingway was, as ever, enjoying himself hugely, and Lanham never told the Houffalizeans who was really in charge why confuse them when they were building such an excellent bridge?

It didn’t take long for the good people of Houffalize to rejoin the two halves of the bridge, and by early evening Lanham’s vehicles were crossing over in numbers — including tanks — to the German side and the inevitable confrontation, and the destruction of Houffalize whose people had been so generous with food and wine.

A little further down river — where the Ourthe becomes the Sure — at the village of Stolzemburg, on the Luxembourg side of the river, which forms the border between Belgium, Luxembourg, and Germany, a young American Staff Sergeant, Warner H. Holzinger of the US 5th Armoured Division, took a patrol across the river — the bridge there had also been blown by the retreating Germans — and, avoiding the road, scaled the cliffs on the German side. They were the first allied soldiers to enter Germany in wartime since Napoleon’s invasion 150 years before. When they reached a small plateau fifty feet from the top of the cliffs they came across several empty camouflaged bunkers which were being used as chicken coops by a farmer.

“ Well, if this is the famous West Wall, I don’t think much to it,” Holzinger said to a corporal at his side.

But when his patrol finally reached the cliff top and looked downward toward the heart of Germany they saw hundreds of pillboxes and bunkers of every shape and size. They hit the dirt expecting a barrage of fire, but nothing happened, not a single shot came their way. With night coming on Holzinger didn’t feel like hanging around and ordered his patrol back down the cliff and across the river. He had no desire to see if those other bunkers were empty or not.

When the sergeant’s report reached General Courtney Hodges, Commander of the US 1st Army, the General issued the following statement:

“ At 1805 hrs on 11th September, a patrol led by Sgt Warner H. Holzinger crossed into Germany near the village of Stolzemburg, a few miles north-east of Vianden, Luxembourg.”

As Warner and his patrol celebrated with a few drinks, and Colonel Clarence Park, Patton’s Inspector General, began to assemble and co-ordinate the paperwork for the interrogation of Ernest Hemingway, the novelist went to bed early, after a good dinner, and dreamed of hunting deer in the forests around Lake Michigan, countryside that was not unlike that around Houffalize.

Bibliografía:

Carlos Baker — Ernest Hemingway: una historia de vida (Wm. Collins, London, 1969) Bernice Kert — The Hemingway Women (W. W. Norton & Co, New York, 1983) Ernest Hemingway — Islands in the Stream (Wm. Collins, London, 1970) Mary Welsh Hemingway — How it Was (Weidenfeld & Nicholson, London,1977, & Alfred A. Knopf, USA,1976) Charles Whiting — Hemingway Goes to War (Charles Sutton, UK, 1999) Hemingway’s Boat — Paul Hendrickson (The Bodley Head, London, 2012) An Historical Guide to Ernest Hemingway — Edited by Linda Wagner-Martin (Oxford University Press, Oxford & New York, 2000) Caroline Moorehead — Martha Gellhorn: A Life ( Chatto & Windus, London, 2003) A. E. Hotchner — Papa Hemingway: A Personal Memoir ( Weidenfeld and Nicholson, London, 1967) Lillian Ross — Portrait of Hemingway (Simon & Schuster, New York, 1961) Jeffrey Meyers — Hemingway: A Biography (Harper/Collins, London, 1985) John Atkins — Ernest Hemingway: His Work & Personality (Spring Books, London, 1952 & 1961)…

Note: I shall always be indebted to Charles Whiting for the many conversations we had with regard Hemingway Goes to War, and his own experiences during WWII in the same field of operations as Hemingway.


20 Fighting M26 Pershings on the Western Front

By mid-April 1945, a total of 185 new Pershings had arrived in the European Theater. Of these, 110 served with the 2nd, 3rd, 5th, 9th, and 11th Armored Divisions by war’s end. There were 310 M26 tanks in theater on May 8, 1945 (VE-Day), of which 200 were actually delivered for frontline service.

American soldiers follow behind an M-26 Pershing during the Korean War. While arriving too late to produce any strategic impact on World War II’s European Theater, M-26 Pershing saw extensive service in the Korean War where it did battle with the Soviet-made T-34.

It is safe to say that due to the difficulties involved in transporting the machines and training their crews, the only Pershings that could have seen sustained action were those 20 experimental models introduced in February 1945. As a result, since the Pershing arrived so late and in such small numbers, it had no major impact on the fighting on the Western Front.

Originally Published December 16, 2016

Comentarios

So the US tanks were never provento be a great Weapon. The Germans were always better engineers. Ha guess we were just a little lucky.

When comparing a single Panther/Tiger vs. a single Sherman at a thousand meters, the German tanks had a decisive advantage. At closer ranges they were vulnerable, and at longer ranges flank shots could easily destroy the German tanks.

The advantages of the Sherman is that there were a lot of them, they were easily maintained, one truck could carry enough fuel to move 17 Shermans 100 miles, and it was easy to transport them across the Atlantic by rail and ship.

In addition to air supremacy, the US had more artillery, more ammo for the artillery, more mobility for the artillery (most German artillery was horse-drawn) and the communications and doctrine to shift artillery assets quickly from one division to another.

When a Sherman with a more powerful 76mm gun was available, two US armored divisions declined them as they were able to handle threats with their current model of Shermans. The fact is, the US (and British) army killed more German tanks than than they lost, and US infantry had a higher casualty rate than did the armored corps. From a strategic viewpoint, the US-equipped army was better than the German-equipped army.

Here’s a good video that discusses the strategic decisions to produce the Sherman:


Ver el vídeo: Colocan puente bailey en Río Túnico (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Lowe

    Lo acepto con placer. En mi opinión, esta es una pregunta interesante, participaré en la discusión. Sé que juntos podemos llegar a la respuesta correcta.

  2. Vushakar

    ¡Aquí están los que están encendidos!

  3. Terrill

    Solo una pesadilla.///

  4. Magahet

    Gracias por una explicación.

  5. Dionte

    Cometes un error. Vamos a discutir.

  6. Kishura

    Qué frase necesaria ... la idea fenomenal, admirable



Escribe un mensaje