Podcasts de historia

Caja cosmética egipcia

Caja cosmética egipcia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Historia de la belleza: cosméticos en el antiguo Egipto

No importaba si era hombre o mujer, rico o pobre. Todos usaban maquillaje y ungüentos. Formaba parte de la vida.

Échale la culpa al clima. Los egipcios necesitaban algo para protegerse la piel del sol hirviente del desierto y las incesantes picaduras de insectos.

Los cosméticos eran tan importantes para ellos, que enterraban pequeñas lociones y pociones con los muertos, por lo que también podían usarlas en la otra vida.

¿Tienes curiosidad por descubrir sus secretos de belleza? Aquí están todos los productos de belleza que los antiguos egipcios conocían y amaban:


¿Por qué los hombres del antiguo Egipto usaban cosméticos?

Cerca del Valle Egipcio de los Reyes y Reinas, en el lado occidental del río Nilo, se encuentran las ruinas de Deir el-Medina. El laberinto de muros de piedra hasta la cintura y artefactos destrozados pertenecía a un pueblo de trabajadores que trabajaban en las tumbas subterráneas de los faraones y reinas del Imperio Nuevo, incluido Tutankamón. Aproximadamente desde 1525 hasta 1075 a.C., el gobierno real suministró a estos reclutas todas sus necesidades básicas, como carne, cereales y verduras, a cambio del sudor de sus frentes. A medida que las décadas dieron paso a los siglos, Deir el-Medina se convirtió en una comunidad robusta, con su propio gobierno de aldea e industrias artesanales.

Luego, durante el reinado de Ramsés III (1187-1156 a.C.), los habitantes de Deir el-Medina protagonizaron lo que podría considerarse la primera huelga obrera de la historia. Su grano suministrado por el gobierno no había llegado según lo programado [fuente: Bard y Shubert]. Y para empeorar las cosas, los funcionarios también habían retenido un envío de aceites para masajes [fuente: Strouhal, Strouhal y Forman]. Los trabajadores consideraron que el bálsamo graso era esencial para su bienestar y, sin él, dejaron de trabajar y exigieron la intervención del gobierno.

Los aceites y las grasas animales protegieron la piel de los egipcios del fuerte calor y la luz solar del delta del río Nilo y calmaron sus músculos doloridos. Los empleadores comúnmente los incluían como parte de la compensación del trabajador. A veces perfumados o comprimidos en lociones espesas, los humectantes primitivos eran solo un cosmético involucrado en el régimen de salud de un hombre egipcio.

Por ejemplo, antes de salir de casa para trabajar un día o dirigirse a un banquete o celebración, un egipcio de clase alta podría tomarse unos minutos para adornar sus ojos. Como los ojos densamente delineados del rey Tut que miran desde el sarcófago del joven faraón, el delineador de kohl negro que se extendía más allá de los párpados hasta las sienes estuvo de moda durante el Imperio Nuevo. El negro había reemplazado al verde como el tono de elección. La moda del Imperio Antiguo (2650 a 2134 a.C.) había exigido una sombra de ojos de esmeralda cruda hecha de malaquita (carbonato de cobre). Para aplicar sus reflejos audaces, los egipcios pueden usar un trozo de madera o hueso aplanado y alisado para barrer el mineral en polvo desde la línea de la frente hasta la base de la nariz [fuente: Stewart].

Esta afinidad del antiguo Egipto por los cosméticos no estaba puramente impregnada de vanidad. Hombres, mujeres y niños se adhirieron a regímenes de higiene personal notablemente estrictos dictados por el clima, la religión y la jerarquía social.

El mostrador de cosméticos del Antiguo Egipto

Los pasillos interiores del Valle de los Reyes y las Reinas están adornados con frescos que ilustran la vida cotidiana en el antiguo Egipto y el más allá. Mostraron hombres fornidos con maquillaje de ojos oscuros creado a partir de polvos y grasas minerales molidos. El delineador de kohl ahumado que llevaban servía tanto para propósitos prácticos como rituales. Se pensaba que repele las moscas, protege los ojos de los rayos del sol y protege de las infecciones [fuente: Strouhal, Strouhal y Forman]. El maquillaje dramático también imitaba las marcas faciales del dios del sol Horus, que a menudo se representaba como un halcón [fuente: Stewart].

Los antiguos egipcios prestaban especial atención al vello facial y corporal, como lo demuestran los estilistas y barberos representados en sus obras de arte. En el caso de los hombres, solo durante los momentos de duelo se les permitía dejar de afeitarse o cortarse la barba [fuente: Sherrow]. Los sacerdotes varones se depilaron todo el vello corporal, incluidas las cejas y las pestañas, para santificarse [fuente: Sherrow]. Los egipcios de clase alta usaban regularmente pelucas perfumadas y barbas postizas de cabello humano, e incluso los ciudadanos de clase baja usaban extensiones falsas hechas de fibra vegetal.

Además de su función como humectantes para la piel, también se utilizaron aceites y grasas animales para el cuidado del cabello. Los hombres pueden frotar la grasa de un león, una serpiente u otro animal en su cuero cabelludo como un remedio homeopático para la calvicie [fuente: Shaw]. Los egipcios también retrasaron la aparición de canas al cubrir hebras plateadas con tinte de henna teñido de rojo. En ocasiones festivas, hombres y mujeres se aseguraban conos perfumados de grasas secas en la parte superior de la cabeza. Derritiéndose con el calor, los conos liberaron la fragancia de lirios prensados, mirra, cardamomo y otras flores y especias.

Socialmente, los cosméticos y los accesorios reflejaban el rango de uno en el antiguo Egipto, como en la cultura actual hasta cierto punto. Al igual que los bolsos de diseñador llevados como símbolo de estatus, una señal de una mujer egipcia adinerada era una caja de cosméticos portátil. En el otro extremo del espectro social, las bailarinas y concubinas fueron tatuadas con diseños de puntos e imágenes de Bes, la diosa de la canción y el hogar [fuente: Lineberry].

Después de la muerte, las ayudas de belleza aún no estaban lejos de su alcance. Dentro del Valle de los Reyes y las Reinas, esos trabajadores de Deir el-Medina transportaban artículos cosméticos como cajas de pelucas, joyas relucientes y paletas de sombras de ojos a las cámaras funerarias. Los artesanos de mayor rango en la aldea también pueden haber sido enterrados con comodidades similares. Incluso en la otra vida, los hombres y mujeres del antiguo Egipto necesitaban arreglarse.


Cosméticos del Antiguo Egipto: el maquillaje "mágico" puede haber sido un medicamento para las enfermedades oculares

WASHINGTON, 11 de enero de 2010 - Hay más en el maquillaje de ojos que le dieron a la reina Nefertiti y a otros miembros de la realeza del antiguo Egipto esas maravillosas miradas y una belleza legendaria de lo que parece. Los científicos en Francia informan que el maquillaje de ojos seductor también puede haber sido utilizado para ayudar a prevenir o tratar enfermedades oculares al duplicarse como un combatiente de infecciones. Sus hallazgos están programados para la próxima edición (15 de enero de 2010) de la revista quincenal de la American Chemical Society (ACS), Química analítica.

Christian Amatore, Philippe Walter y sus colegas señalan que hace miles de años los antiguos egipcios usaban sustancias a base de plomo como cosméticos, incluido un ingrediente en el maquillaje de ojos morados. Algunos egipcios creían que este maquillaje también tenía un papel "mágico" en el que los dioses antiguos Horus y Ra protegerían a los usuarios contra varias enfermedades. Hasta ahora, sin embargo, los científicos modernos descartaron en gran medida esa posibilidad, sabiendo que las sustancias a base de plomo pueden ser bastante tóxicas.

Contacto con los medios:

En una investigación anterior, los científicos analizaron 52 muestras de contenedores de maquillaje del antiguo Egipto conservados en el museo del Louvre en París. Identificaron cuatro sustancias diferentes a base de plomo en la composición. En el nuevo estudio, encontraron que las sustancias aumentaron la producción de óxido nítrico hasta en un 240 por ciento en células cutáneas humanas cultivadas. Los científicos modernos reconocen al óxido nítrico como un agente de señalización clave en el cuerpo. Sus funciones incluyen acelerar el sistema inmunológico para ayudar a combatir las enfermedades. Las infecciones oculares causadas por bacterias pueden ser un problema grave en áreas pantanosas tropicales como el área del Nilo durante las inundaciones, señalan los científicos. Por lo tanto, los antiguos egipcios pueden haber usado deliberadamente estos cosméticos a base de plomo para ayudar a prevenir o tratar enfermedades oculares, sugieren los investigadores, señalando que dos de los compuestos no se producen de forma natural y deben haber sido sintetizados por "químicos" del antiguo Egipto.

El texto completo de su artículo está disponible. aquí. Sigue un extracto:

“Los datos actuales establecen así que los ojos de los egipcios que llevaban el maquillaje negro eran presumiblemente propensos a resistir inmediatamente una contaminación bacteriana repentina con extrema eficiencia a través de la acción espontánea de sus propias células inmunes. De hecho, es bien conocido hoy en día que en la mayoría de las áreas pantanosas tropicales, como fue el área del Nilo durante las inundaciones, varias infecciones bacterianas se transmiten a los humanos después de cualquier proyección accidental de gotas de agua contaminada en el ojo. Estos datos apoyan plenamente que la protección de Horus y Ra que los antiguos egipcios asociaron con esta composición y particularmente con su componente de laurionita fue real y efectiva, a pesar del hecho de que sus implicaciones "mágicas" parecían a priori totalmente irreconciliables con nuestros puntos de vista científicos modernos y en contraste con nuestro conocimiento actual de la toxicidad de los iones de plomo. Evidentemente, no se puede ir tan lejos como para proponer que la laurionita se introdujo deliberadamente en la composición del maquillaje debido a sus propiedades antibacterianas reconocidas. Sin embargo, se puede suponer que los "químicos" del antiguo Egipto reconocieron empíricamente que siempre que este "precipitado blanco" estaba presente en la pasta de maquillaje, sus portadores disfrutaban de mejor salud y, por lo tanto, decidieron amplificar esta función protectora empírica fabricando específicamente laurionita. Muchos ejemplos de observaciones tan sutiles y conclusiones médicas que a priori habrían sido sorprendentes se pueden encontrar incluso en nuestra historia reciente. Basta, por ejemplo, pensar en el origen histórico de la penicilina, la aspirina o la quinina. . .

De todos modos, ya sea que la fabricación de estos cloruros de plomo estuviera relacionada deliberadamente con la atención médica preventiva por parte de los egipcios, está claro que dicha producción intencional sigue siendo el primer ejemplo conocido de un proceso químico a gran escala. No es de extrañar que "kemej", la palabra egipcia que se refería a la tierra egipcia y a la tierra negra del valle del Nilo, nos fue entregada a través de los griegos y luego de los árabes para finalmente acuñar nuestra 'química' actual ".


Una historia de la cosmética desde la antigüedad

Las civilizaciones han utilizado cosméticos, aunque no siempre reconocibles en comparación con los productos avanzados de hoy, durante siglos en rituales religiosos, para realzar la belleza y promover la buena salud. El uso de cosméticos a lo largo de la historia puede ser indicativo de las preocupaciones prácticas de una civilización, como la protección del sol, indicación de clase o convenciones de belleza. La siguiente línea de tiempo representa una breve historia de la cosmética, comenzando con los antiguos egipcios en 10,000 a. C. hasta los desarrollos modernos en los Estados Unidos. Puede utilizar la siguiente navegación para saltar a puntos específicos en el tiempo.

Cosméticos en el mundo antiguo

10.000 a. C.:
Los cosméticos son una parte integral de la higiene y la salud de Egipto. Hombres y mujeres en Egipto usan aceites y ungüentos perfumados para limpiar y suavizar la piel y enmascarar el olor corporal. Los aceites y cremas se utilizan para protegerse del cálido sol egipcio y de los vientos secos. La mirra, el tomillo, la mejorana, la manzanilla, la lavanda, el lirio, la menta, el romero, el cedro, la rosa, el aloe, el aceite de oliva, el aceite de sésamo y el aceite de almendras proporcionan los ingredientes básicos de la mayoría de los perfumes que los egipcios usan en los rituales religiosos.

4000 a. C.:
Las mujeres egipcias se aplican galena mesdemet (hecha de cobre y mineral de plomo) y malaquita (pasta verde brillante de minerales de cobre) en la cara para dar color y definición. Usan kohl (una combinación de almendras quemadas, cobre oxidado, minerales de cobre de diferentes colores, plomo, ceniza y ocre) para adornar los ojos en forma de almendra. Las mujeres llevan cosméticos a las fiestas en cajas de maquillaje y los guardan debajo de sus sillas.

3000 a. C.:
Los chinos se manchan las uñas con goma arábiga, gelatina, cera de abejas y huevo. Los colores se utilizan como representación de la clase social: los miembros de la realeza de la dinastía Chou visten oro y plata, y los miembros de la realeza posteriores visten de negro o rojo. Las clases bajas tienen prohibido usar colores brillantes en sus uñas.

Las mujeres griegas se pintan la cara con albayalde y se aplican moras trituradas como colorete. La aplicación de cejas postizas, a menudo de pelo de buey, también está de moda.

1500 a. C.:
Los ciudadanos chinos y japoneses comúnmente usan arroz en polvo para hacer que sus rostros se pongan blancos. Se afeitan las cejas, se pintan los dientes de oro o negro y se aplican tintes de henna para teñir el cabello y la cara.

1000 a. C.:
Los griegos blanquean su tez con tiza o polvos faciales de plomo y crean un tosco lápiz labial con arcillas ocre mezcladas con hierro rojo.

Cosméticos en la era común temprana (CE)

100:
En Roma, la gente se pone harina de cebada y mantequilla en las espinillas y grasa de oveja y sangre en las uñas para pulirlas. Además, los baños de barro se ponen de moda y algunos romanos se tiñen el pelo de rubio.

300-400:
La henna se usa en la India tanto como tinte para el cabello como en mehndi, una forma de arte en la que se pintan diseños complejos en las manos y los pies con una pasta hecha de la planta de henna, especialmente antes de una boda hindú. La henna también se usa en algunas culturas del norte de África.

Cosméticos en la Edad Media

1200:
Los perfumes se importan por primera vez a Europa desde el Medio Oriente como resultado de las Cruzadas.

1300:
En la Inglaterra isabelina, el cabello teñido de rojo se pone de moda. Las mujeres de la sociedad usan claras de huevo sobre sus rostros para crear la apariencia de una tez más pálida. Algunas personas creen, sin embargo, que los cosméticos bloquean la circulación adecuada y, por lo tanto, representan una amenaza para la salud.

Cosméticos renacentistas

1400-1500:
Italia y Francia emergen como los principales centros de fabricación de cosméticos en Europa, y solo la aristocracia tiene acceso. El arsénico a veces se usa en polvos faciales en lugar de plomo. La noción moderna de elaboración de aromas complejos evoluciona en Francia. Las primeras fragancias son amalgamas de ingredientes naturales. Más tarde, los procesos químicos para combinar y probar aromas superan a sus antecesores arduos y laboriosos.

1500-1600:
Las mujeres europeas a menudo intentan aclarar su piel utilizando una variedad de productos, incluida la pintura blanca con plomo. La reina Isabel I de Inglaterra es una conocida usuaria de albayalde, con la que crea un look conocido como "la máscara de la juventud". El cabello rubio gana popularidad ya que se considera angelical. Se pintan el cabello con mezclas de azufre negro, alumbre y miel y se aclaran con la exposición al sol.

Desarrollos de cosméticos globales del siglo XIX y principios del XX

1800:
El óxido de zinc se usa ampliamente como polvo facial, reemplazando las mezclas letales de plomo y cobre que se usaban anteriormente. Más tarde se descubre que una de esas mezclas, Ceruse, que está hecha de plomo blanco, es tóxica y se le atribuye problemas de salud como temblores faciales, parálisis muscular e incluso la muerte.

La reina Victoria declara públicamente que el maquillaje es inadecuado. Se considera vulgar y aceptable solo para que lo utilicen los actores.

1900:
En la Sociedad Eduardiana, aumenta la presión sobre las mujeres de mediana edad para que parezcan jóvenes mientras actúan como anfitrionas. Como resultado, el uso de cosméticos aumenta, pero aún no está completamente popularizado.

Los salones de belleza aumentan en popularidad, aunque el patrocinio de dichos salones no es ampliamente aceptado. Debido a que muchas mujeres no desean admitir públicamente que tienen ayuda para lograr su apariencia juvenil, a menudo ingresan a los salones por la puerta trasera.

Desde sus inicios, Estados Unidos ha estado a la vanguardia de la innovación, el espíritu empresarial y la regulación de los cosméticos. La línea de tiempo a continuación representa una breve historia de los desarrollos importantes y las tendencias de uso estadounidenses, así como una historia regulatoria de los cosméticos en los EE. UU.

Crecimiento de la industria

1886:
David McConnell funda la California Perfume Company (CPC), entonces ubicada en Nueva York. Con el tiempo, la compañía continúa creciendo y experimenta un gran éxito, vendiendo cinco millones de unidades en América del Norte solo durante la Primera Guerra Mundial. En 1928, CPC vende sus primeros productos - cepillo de dientes, limpiador en polvo y un juego de tocador - bajo el nombre con el que se le conoce comúnmente en la actualidad: Avon. La línea de cosméticos Avon se introdujo el año siguiente, en 1929.

1894:
La naturaleza extremadamente competitiva de la industria impulsa a un grupo liderado por el perfumista neoyorquino Henry Dalley a fundar la Manufacturing Perfumers 'Association. El grupo evolucionó con el tiempo y, después de varios cambios de nombre, ahora se conoce como Personal Care Products Council (PCPC).

1900:
El número de empresas estadounidenses que fabrican artículos de perfumería y de tocador aumenta de 67 (en 1880) a 262. Para 1900, los cosméticos son de uso generalizado en todo el mundo, incluido Estados Unidos.

1907:
Eugene Schueller, un joven químico francés, inventa un moderno tinte sintético para el cabello al que llama "Oréal". En 1909, Schueller nombra su empresa Societe Francaise de Teintures Inoffensives pour Cheveux (Empresa de tintes para el cabello segura de Francia), que hoy se ha convertido en L'Oréal.

1910:
Las mujeres estadounidenses comienzan a crear su propia forma de rímel aplicando gotas de cera en las pestañas.

Primera Guerra Mundial y secuelas

1914:
El inicio de la Primera Guerra Mundial conduce a un aumento del empleo entre las mujeres estadounidenses. Esta ganancia de renta disponible, con más discrecionalidad en su uso, conduce a un auge de las ventas de cosméticos nacionales.

1915:
El químico T.L. Williams crea Maybelline Mascara para su hermana, Mabel, la inspiración del producto.

1919:
El Congreso aprueba la 18a Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, comúnmente conocida como Prohibición. Tal como se redactó originalmente, la Enmienda podría haber prohibido los perfumes y artículos de tocador debido a su contenido de alcohol. Sin embargo, la Asociación de Fabricantes de Perfumes (MPA) movilizó sus fuerzas y convenció al Congreso de que aclarara el lenguaje para eximir a los productos no aptos para su uso como bebidas.

Los locos años 20

1920:
El estilo flapper se pone de moda por primera vez y, con él, aumenta el uso de cosméticos: ojos oscuros, lápiz labial rojo, esmalte de uñas rojo y el bronceado, que Coco Chanel señaló por primera vez como una declaración de moda.

Los cosméticos y las fragancias se fabrican y comercializan en masa en Estados Unidos por primera vez.

Max Factor, un cosmético polaco-estadounidense y ex experto en cosméticos de la familia real rusa, inventa la palabra "maquillaje" y presenta Society Makeup al público en general, lo que permite a las mujeres emular el aspecto de sus estrellas de cine favoritas.

1920-1930:
Se presentan el primer esmalte de uñas líquido, varias formas de base moderna, rubores en polvo y el compacto en polvo.

1922:
La Asociación de Fabricantes de Perfumes (MPA) cambia su nombre por el de Fabricantes Estadounidenses de Artículos de Tocador (AMTA).

1928:
Max Factor, que ahora vive en Hollywood, presenta el primer brillo de labios.

1929:
Se vendía una libra de polvo facial anualmente por cada mujer en los EE. UU. Y había más de 1,500 cremas faciales en el mercado. El concepto de armonía de color en el maquillaje se introdujo simultáneamente y las principales empresas de cosméticos comenzaron a producir líneas integradas de lápices labiales, lacas de uñas y bases.

La gran Depresión

1930:
Debido a la influencia de las estrellas de cine, el look "bronceado" de Hollywood surge y se suma al deseo de una piel bronceada, que se hizo popular por primera vez por la diseñadora de moda Coco Chanel, quien accidentalmente se quemó al visitar la Riviera francesa en 1923. Cuando llegó a casa, su A los fanáticos aparentemente les gustó el aspecto y comenzaron a adoptar tonos de piel más oscuros.

1932:
En medio de la Gran Depresión, los hermanos Charles y Joseph Revson, junto con el químico Charles Lachman, encontraron Revlon, después de descubrir un proceso de fabricación único para el esmalte de uñas, utilizando pigmentos en lugar de tintes. Esta innovación fue en última instancia responsable del éxito de Revlon; se convirtió en una corporación multimillonaria en solo seis años. Revlon también tomó prestado el concepto de “obsolescencia programada” de General Motors Corp. para introducir cambios de color estacionales. Hasta la Segunda Guerra Mundial, las mujeres solían usar una barra de labios entera o una botella de esmalte de uñas antes de comprar una nueva.

1934:
Drene, el primer champú a base de detergente, es introducido en el mercado por Procter & amp Gamble.

1935:
Max Factor desarrolla e introduce el maquillaje para panqueques para cumplir con los requisitos únicos de la película Technicolor. Cuando las actrices comenzaron a llevárselo a casa para uso personal, se dio cuenta de que su nuevo invento se veía maravilloso tanto dentro como fuera de la cámara y decidió introducir el maquillaje para panqueques en el comercio minorista general.

1936:
Eugene Schueller (fundador de L'Oréal) inventa el primer protector solar. A pesar de su relativa ineficacia, este desarrollo conduce a la invención de Glacier Cream por el científico austriaco Franz Greiter. Introducido en 1938, este producto se cita como la primera crema de protección solar comercialmente viable. En 1962, Greiter introdujo el concepto del sistema de clasificación del factor de protección solar (SPF), que desde entonces se ha convertido en el estándar mundial para medir la eficacia de los protectores solares.

1938:
Los cosméticos se excluyeron de la Ley de Alimentos Puros y Medicamentos de 1906 porque no se consideraban un problema de salud pública grave. Sin embargo, un incidente relacionado con el uso de un delineador de ojos obligó al Congreso a aprobar la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (FD & ampC), que amplió enormemente la autoridad de la FDA para regular los cosméticos.

Segunda Guerra Mundial y secuelas

1940:
El maquillaje de piernas se desarrolla en respuesta a la escasez de medias durante la Segunda Guerra Mundial.

La FDA es transferida del Departamento de Agricultura a la Agencia de Seguridad Federal y Walter G. Campbell es nombrado el primer Comisionado de Alimentos y Medicamentos.

1949:
Empresas como Procter & amp Gamble (que fabricaban productos como jabón y detergentes para ropa) comienzan a patrocinar programas de televisión diurnos que eventualmente se llamarán "telenovelas", el primero de los cuales se llamó These Are My Children.

La era moderna de la cosmética

1950:
La era moderna del negocio de los cosméticos comienza cuando la publicidad televisiva se implementa por primera vez en serio.

1952:
Mum, la primera compañía en comercializar desodorante, lanza el primer desodorante roll-on (bajo la marca Ban Roll-On), que está inspirado en el diseño de otro producto recientemente inventado: el bolígrafo.

1955:
Procter & amp Gamble presenta Crest, la primera pasta de dientes con flúor clínicamente probada para combatir las caries.

1960:
El Congreso aprueba las Enmiendas a los aditivos de color, en respuesta a un brote de enfermedades en los niños causado por un caramelo naranja de Halloween, que requiere que los fabricantes establezcan la seguridad de los aditivos de color en alimentos, medicamentos y cosméticos. Las Enmiendas incluyeron una disposición llamada "Cláusula Delaney" "que prohibía el uso de aditivos de color que se haya demostrado que son carcinógenos humanos o animales.

Se introdujeron por primera vez productos “naturales” basados ​​en ingredientes botánicos, como jugo de zanahoria y extracto de sandía. Las pestañas postizas se hicieron populares.

1965:
Se presenta el primer desodorante en aerosol: Gillette's Right Guard.

1966:
El Congreso promulga la Ley de Empaquetado y Etiquetado Justo (FPLA), que requiere que todos los productos de consumo en el comercio interestatal estén etiquetados de manera honesta e informativa, y la FDA hace cumplir las disposiciones sobre alimentos, medicamentos, cosméticos y dispositivos médicos.

1970:
La Asociación de artículos de tocador (TGA) cambia su nombre a Asociación de cosméticos, artículos de tocador y fragancias (CTFA).

1971:
En respuesta a una petición ciudadana presentada por CTFA, la Oficina de Colores y Cosméticos de la FDA estableció el Programa de Informes Voluntarios de Cosméticos (VCRP) en 1971. El VCRP es un sistema de informes posteriores a la comercialización de la FDA para uso de los fabricantes, empacadores y distribuidores de productos cosméticos que se encuentran en distribución comercial en los Estados Unidos, demostró el compromiso de la industria con la seguridad cosmética y promovió la evaluación de la seguridad de los ingredientes cosméticos.

1973:
CTFA establece el Comité Internacional de Nomenclatura de Ingredientes Cosméticos (INC), compuesto por científicos dedicados de la industria, el mundo académico, las autoridades reguladoras y las asociaciones comerciales hermanas, para desarrollar y asignar nombres uniformes a los ingredientes cosméticos. Los nombres "INCI" son nombres uniformes y sistemáticos reconocidos internacionalmente para identificar ingredientes cosméticos que se publican cada dos años en el Diccionario y manual internacional de ingredientes cosméticos.

El movimiento ambiental presenta desafíos a la industria de los cosméticos y las fragancias. El uso de algunos ingredientes populares, incluidos el almizcle y el ámbar gris, está prohibido tras la promulgación de la legislación de protección de especies en peligro de extinción.

1976:
CTFA, con el apoyo de la FDA y la Federación de Consumidores de América, establece el Panel de Expertos de Revisión de Ingredientes Cosméticos (CIR). El objetivo del CIR es reunir datos publicados y no publicados en todo el mundo sobre la seguridad de los ingredientes cosméticos, y que un panel de expertos independientes los revise posteriormente. El panel de siete miembros está formado por científicos y médicos de los campos de la dermatología, la farmacología, la química y la toxicología seleccionados por un comité directivo y nominados públicamente por las agencias gubernamentales, la industria y los consumidores. El panel revisa y evalúa minuciosamente la seguridad de los ingredientes y, en última instancia, publica los resultados finales en la Revista Internacional de Toxicología revisada por pares. En la actualidad, CIR ha revisado miles de los ingredientes cosméticos más utilizados.

1980:
Los años 80 vieron un cambio dramático con respecto a décadas anteriores, en las que las mujeres solían usar un maquillaje natural y ligero. En cambio, el nuevo orden del día fue experimentar con capas pesadas de colores llamativos y brillantes. Atrás quedó el brillo dorado de los años 70, reemplazado por una base que era uno o dos tonos más clara que el tono de piel natural de las mujeres. Los ojos ahumados en colores brillantes como fucsia, azul eléctrico, naranja y verde fueron muy populares. La década de los 80 consistió en llevar tu estilo al extremo, defendido por superestrellas como Madonna y Cyndi Lauper.

Las preocupaciones sobre el maquillaje contaminado surgieron a fines de la década. Un informe de la FDA en 1989 encontró que más del cinco por ciento de las muestras de cosméticos recolectadas en los mostradores de las tiendas departamentales estaban contaminadas con moho, hongos y organismos patógenos.

1981:
PCPC dona $ 1 millón para financiar un centro nacional para el desarrollo de alternativas a las pruebas con animales: el Centro Escolar Johns Hopkins para Alternativas a las Pruebas con Animales (CAAT). Su misión es promover y apoyar la investigación en alternativas de experimentación con animales. Hasta la fecha, CAAT ha financiado aproximadamente 300 subvenciones por un total de más de $ 6 millones.

1989:
Look Good Feel Better fue fundada por la Fundación Look Good Feel Better (anteriormente la Fundación del Consejo de Productos de Cuidado Personal), una organización benéfica establecida por CTFA para ayudar a cientos de miles de mujeres con cáncer mejorando su autoestima y confianza a través de lecciones sobre la piel. y cuidado de las uñas, cosméticos y accesorios para abordar los efectos secundarios del tratamiento relacionados con la apariencia.

1990:
La experimentación con animales para cosméticos sigue siendo un tema candente en la industria de la belleza, impulsado por las preferencias de los consumidores. En junio de 1989, Avon se convirtió en la primera gran empresa de cosméticos del mundo en anunciar el fin permanente de las pruebas en animales de sus productos, incluidas las pruebas realizadas en laboratorios externos. Posteriormente, otras empresas hacen lo mismo durante la próxima década y se intensifican los esfuerzos para desarrollar y obtener aprobaciones gubernamentales para métodos alternativos para corroborar la seguridad del producto.

1999:
La primera reunión de Armonización y Cooperación Internacional de Cosméticos (CHIC) se lleva a cabo en Bruselas, Bélgica. En la conferencia, representantes de la FDA de los EE. UU., El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón (MHLW) Health Canada y la Dirección General III de la Unión Europea discuten amplios temas de cosméticos, que incluyen: justificación básica de seguridad, intercambio de datos e información, desarrollo de un sistema de alerta internacional y un memorando de cooperación internacional.

2000:
Los consumidores de principios de la década de 2000 están presionados por el tiempo. A medida que el ritmo del trabajo y la vida en el hogar se volvía más estresante y agitado, los cosméticos y productos de cuidado personal que enfatizaban la relajación, pero que aún podían usarse rápidamente, constituyeron una categoría fuerte dentro de la industria. Entre estos productos se encuentran los jabones corporales perfumados con aromaterapia, así como otros jabones líquidos y en gel, que comienzan a reemplazar a los jabones en barra tradicionales.

La industria experimenta mayores desafíos que incluyen preocupaciones sobre la seguridad de los productos, pedidos de datos científicos para documentar las afirmaciones de los productos, preocupaciones ambientales crecientes y presión del creciente movimiento por los derechos de los animales. El Congreso comenzó a investigar posibles revisiones a las definiciones tradicionales de “medicamento” y “cosmético” establecidas en la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos.

2004:
La Unión Europea (UE) implementa una prohibición de experimentación con animales en productos cosméticos terminados.

2006:
La CTFA desarrolla el Código de Compromiso del Consumidor, que destaca el enfoque voluntario, proactivo y responsable de la seguridad de los productos respaldado por las empresas de cosméticos. El Código tiene como objetivo mejorar la confianza y la transparencia de los consumidores y los reguladores gubernamentales.

2007:
La Asociación de Cosméticos, Artículos de Tocador y Fragancias (CTFA) cambia su nombre a Consejo de Productos de Cuidado Personal (PCPC). PCPC apoya numerosas iniciativas legislativas en los estados de California, Massachusetts y Nueva York, y lanza Cosmeticsinfo.org para ayudar a los consumidores a comprender los productos que utilizan, así como el historial de seguridad de la industria en la formulación de esos productos.

Se establece la Cooperación Internacional en Regulación de Cosméticos (ICCR), compuesta por un grupo internacional voluntario de autoridades reguladoras de cosméticos de Brasil, Canadá, la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos. Este grupo de autoridades reguladoras se reúne anualmente para discutir temas comunes sobre seguridad y regulación de los cosméticos.

2009:
La Comisión Europea (CE) emite un reglamento que rige las declaraciones de productos, protegiendo a los consumidores de declaraciones engañosas sobre la eficacia y otras características de los productos cosméticos.

2010:
PCPC encarga un estudio para ayudar a cuantificar las importantes contribuciones que hace la industria cosmética a la economía y la sociedad. Los hallazgos ilustran el profundo compromiso de los líderes del cuidado personal para promover y promover los beneficios ambientales, sociales y económicos para sus consumidores.

2012:
El PCPC comienza a trabajar con la FDA y el personal del Congreso en un proceso de varios años para desarrollar un marco para la legislación de reforma de los cosméticos que fortalecería la supervisión de la FDA y proporcionaría uniformidad nacional y la preferencia de regulaciones estatales sobre cosméticos dispares.

2015:
Debido a las crecientes preocupaciones sobre los posibles impactos ambientales, la industria de los cosméticos apoya la promulgación de la Ley de Aguas Libres de Microperlas, que prohíbe la fabricación y venta de cosméticos que se enjuagan (incluida la pasta de dientes) que contienen microperlas de plástico agregadas intencionalmente.

2016:
PCPC solicita con éxito a la FDA que emita un borrador de guía para las impurezas de plomo en productos para labios y cosméticos aplicados externamente, proporcionando certeza regulatoria crítica consistente con las políticas internacionales.

PCPC emite un Informe de Contribuciones Económicas y Sociales actualizado, que documenta el papel vital que desempeña la industria en cada estado.

2017:
CIR completa las evaluaciones científicas de seguridad de 5.278 ingredientes desde que comenzó el programa. Los hallazgos continúan publicándose en International Journal of Toxicology.

Reconociendo que los protectores solares se consideran "drogas" y por lo tanto están prohibidos en las escuelas, PCPC encabeza con éxito una coalición de más de 30 partes interesadas en apoyo de la legislación estatal que permite a los estudiantes tener y aplicar protector solar en la escuela.


5 cosméticos del Antiguo Egipto

Los antiguos egipcios nos fascinan. Nuestra cultura moderna dedica museos, libros y películas al estudio y celebración de la sociedad y las tradiciones egipcias. From King Tut mania to Elizabeth Taylor's Cleopatra, we're obsessed. This is likely because they left behind so many well-preserved artifacts and we have so much to sift through and admire.

One facet of the ancient Egyptian culture we find particularly interesting is their use of makeup. Even for the afterlife, the Egyptians found cosmetics important. It's not uncommon for archaeologists to find small clay pots of makeup in even the most humble tombs. Yes, beauty was important to the Egyptians, but makeup served another purpose. Some of their beautification rituals also helped protect them from the elements -- repelling insects or warding off the sun's burning rays. Many times, the application of makeup also served as a ritual to honor their gods or goddesses.

So what sort of makeup and beauty items did our ancient Egyptian friends favor? How do our cosmetics today compare? Continúa leyendo para averiguarlo.

Probably the most distinctive look among the ancient Egyptians is the eye paint. The Egyptians used both black and green paints to decorate the area around their eyes. The black eye paint came from powdered galena (a type of crystal rock). Today, we call the galena powder kohl. The dark lines around the eyes helped protect them from the sun -- similar to why today's football players put black smudges under their eyes during play.

The green came from malachite powder (an emerald-colored mineral). Interestingly, scientists later found that the malachite powder actually helped protect the eyes from infection -- another good reason to wear this makeup [source: Filer].

To make the paints, Egyptians would powder the minerals on a palette and then mix them with something that would help the color adhere to the eye. Researchers believe they used ointments made from animal fat, judging from what's been discovered in ancient tombs. Egyptians applied this eye paint using either a finger or a custom applicator -- usually a little stick of bone or wood.

In ancient Egypt, everyone wore makeup. However, you could tell who was rich and who was poor by the quality of their applicators and pots. Wealthy people typically had ivory applicators and jeweled containers. Poor people used clay pots and small sticks to apply their eye makeup.

Perhaps because fragrance was so abundant in Egypt -- from scented flowers along the Nile to imported oils and tree resins -- the ancient Egyptians created a lot of perfume.

Their tastes ran toward things like frankincense, myrrh, cassia and cinnamon. Artisans would distill these with oils or fats to extract the scent. Using a method called enfleurage, they would soak flowers, resins or roots in layers of fat. After a while, they'd have lumps of scented creams or pomades. Egyptians would actually wear these pomades in the shape of a cone on the tops of their heads. As the day or evening progressed, the pomade began to melt and fragrant oil would run down the face and neck, scenting the hair and body.

In another process called maceration, Egyptians heated oil or fat to 149 degrees Fahrenheit (65 degrees Celsius). They added flowers, herbs or fruits to the hot mixture and then ran it through a sieve. After allowing the mixture to cool, they shaped it into cones or balls. This is the sort of solid perfume we still use today.

These oils also protected the skin against harsh elements like sun and sand.

In addition to perfumes, ancient Egyptians also used soaps. They believed that an unclean body with unpleasant odors was undesirable and impure. The soaps they used were not like the bars or body washes we use today. Many of these soaps were a paste of ash or clay, mixed with oil, sometimes scented. This resulted in a material that not only cleaned the body, but also soothed any skin disease or damage.

The reason these soaps helped heal the skin was that the Egyptians often used olive oil for their cleansing rituals. Olive oil provides many benefits to the skin and body. It moisturizes and nourishes the skin, rather than drying it out -- something very important in a dry climate like Egypt. Also, olive oil contains polyphenols. Polyphenols can actually help the skin recover from sun damage and stress.

More wealthy Egyptians had several washbasins and water jugs at their disposal. Mixing sand in jugs filled with water and salt helped scour the body clean.

Ancient Egyptians also used soaps to prepare wool for weaving, making it more pliable and easier to work with.

The blistering sun and windswept sands of ancient Egypt caused dry skin, burns and infections for its people. Because of this, skin care was an important regimen for the Egyptians.

Body oils were so central to their well-being that workers actually received them as part of their wages. Both men and women used moisturizers on their skin to protect it from the arid climate. Sometimes people used honey on their skin -- both for the fragrance and its ability to hydrate. Additionally, evidence shows that women sometimes used oil to remove stretch marks after pregnancy. And men rubbed certain oils on their heads to stimulate hair growth or ward off baldness. Not so different from today!

Although oils were a necessity for day-to-day living, the addition of fragrance transformed them into luxury items. The most valuable oils were those blended with flowers and other scents. The ancient Egyptians even anointed statues of their gods with aromatic oils to honor them.

Some historians claim that Cleopatra's secret to supple skin and youthful glow was bathing regularly in the milk of donkeys [source: Ruiz].

Still used today for body decoration and hair coloring, henna is a natural dye. It comes from the dried leaves of a shrub called Lawsonia inermis. Its leaves are green, but after drying and crushing, they form a deep orange-red powder. The powder is mixed with water to form a paste. Henna is a temporary dye and lasts on the skin or hair for several weeks before fading away.

Archaeologists report discovering traces of henna on the fingernails of mummified pharaohs. The henna not only decorated the nails of these members of royalty, but conditioned them as well. Henna, as well as being decorative, has medicinal properties. Physically, Egyptians felt henna improved the quality of hair and nails. Spiritually, they believed henna provided good fortune. This belief still holds true in many parts of the world -- for example, the henna ritual for brides of many cultures.

Both women and men also used henna to stain their lips a deep red. Cosmetics companies offer henna-based lip stains even today, touting the long-lasting effects of the natural dye.


Around 100 A.D., the Romans stayed beautiful by using wine as a cheek stain and painted their faces and bodies with chalk to achieve a pale, whitish look. They even created acne treatments by combining barley flour and butter. The Romans also dyed their hair, but they used lye—causing many people to lose their hair and forcing them to wear wigs. The Greeks stained their cheeks and lips using vermillion and the juice from berries. They darkened their lashes with black incense.

Unlike today when tans are coveted, in the Middle Ages being pale was all the rage! Women wanted so badly to be pale that they allowed themselves to be painted or even bled in order to achieve the colorless look. Tattoos became popular during this time period in addition to colored eyeshadow, such as blues, greens, grays, and browns.


1970s & 1980s

Through the later 20th century, makeup for men was hardly mainstream. Instead, it was reserved for the fringe: artists and rock 'n' rollers like Boy George, David Bowie, and Prince. Around this time, though, many of the most legendary male makeup artists began working in the field. The late Way Bandy began his work in 1967, followed by Kevyn Aucoin in 1982, and a plethora of male makeup artists followed suit. One such artist was Scott Barnes, whose brushes have graced about every big name in Hollywood. When asked whether he's seen a change in the men behind the scenes in makeup, Barnes responded to us with a gender-subverting revelation: "There have always been men as makeup artists. Actually, right now, there are more female makeup artists than ever before."


Bentonite clay is a popular cosmetic and health ingredient as we return to ancient beauty treatments. According to BurtsBees.com, ‘clay has skin-softening properties and helps exfoliate dead skin cells and draw out impurities from the skin.’

Another ancient beauty treatment would have been the use of hemp seed oil as a moisturizer. BurtsBees.com says that hemp seed oil is excellent for skin due to the ‘high content of proteins and essential fatty acids. The fatty acids in hemp closely resemble our own skin’s lipids, so they are readily absorbed into the skin. The oil is said to help slow skin’s aging and provide a healthy moisture balance. Additionally, it offers relief to acne, minor abrasions, psoriasis and eczema.’


The History Of Wooden Chests And Storage Boxes

From the earliest days, humans have furnished their dwellings with the items they needed to survive and over the centuries the wooden chest, storage boxes and trunks have become the most common piece of furniture found in the home. Over time the simple storage chest has evolved into different styles and been modified for different uses: wooden boxes, storage chests, tool chests, treasure chests, blanket boxes and steamer trunks. Wooden chests and trunks have became the most useful, and most versatile piece in furniture’s history.

As long ago as 3,000 years ago the Egyptians had already developed advanced methods for building boxes and wooden chests with dovetail joints, including their ceremonial and burial sarcophagi with incredible carving, metalwork, inlaid jewels, and gilding. Even the poorest Egyptians would have used reed wooden chests to store things. Image 1 King Tutankhamun’s Painted Chest (ruled 1332–1323 BC). Egyptian Museum, Cairo, Egypt

King Tutankhamun’s Painted Chest (ruled 1332–1323 BC). Egyptian Museum, Cairo, Egypt

In ancient Greek and Roman times people stored their belongings in wooden chests and coffers, whilst the wealthy owned more ornate beautifully made trunks and treasure chests.

Image 2 A strongbox found in an ancient Roman villa

The image above shows a Roman storage chest used as a strongbox contained over 200 coins together with a collection of gold and silver jewellery- it was found in the peristyle. The wooden framework of the box is covered with iron sheets, and is inscribed “Pythonymos, Pytheas, and Nikokrates, the workers of Herakleides, made [this].” The items of jewellery include a bronze seal ring bearing the inscription L.CRAS.TERT.

However in Britain, life for even rich Saxons was hard and trunks were very simple. Very little is known about Saxon trunks and chests but they must have been basic and heavy. The storage chest really only came into its own in the Medieval and Middle Ages when wealthy nobles would own literally hundreds upon hundreds of wooden treasure chests and trunks, as indicated by their wills. They served as both furniture and luggage and storage chests, as well as treasure chests, tool chests and weapon chests, as well as to keep clothing clean and dry. They could even be used as food larders. The image below shows a Saxon storage chest.

The designs of wooden chests and trunks were heavily influenced by their intended use. Designs without feet or legs were easier for travelling, especially by cart or wagon. Designs of trunks and chests with legs were much better for use as a storage chest and kept their contents cleaner and with the addition of herbs were able to keep linen and clothes freer from lice and moths. Wooden storage chests usually had flat lids, which would make them more useful as furniture for seating or other purposes and travelling wooden chests were often covered in waxed leather to improve their weather resistance.

Oak was the favourite material for medieval wooden chests whilst walnut was another common wood for wooden chests in France, but not in England. Wooden chests were sometimes made of poplar or pine, and several softwood wooden chests survive from what is now Germany.

Aside from being the most important practical possession in a home, these early wooden chests began to reflect the life and status of the owner, which were reflected in their decorations and carvings. Panels and friezes began to be added to wooden chests, such as in the Tudor period where they had arches and rosettes or in the Renaissance period when motifs of flowers and scrolls began to appear.

During this period wooden chests were also referred to as coffers and often had large hand forged iron handles for ease of transportation. Coffers would often be covered in leather with a nail head trim. If an invading army was closing in and a person had to leave at very short notice, all their belongings would be loaded into the chest and they would leave quickly in the knowledge that everything they owned was safely with them.

The different types of early wooden storage wooden chests / boxes:

The Dug Out chest: In medieval Europe, the earliest type of wooden chest was the hollowed out, dome-top chest, made from one solid piece of timber dug out from the inside, then given a rounded top following the shape of the log. In the 1500s, two types of joined wooden chests evolved: the first, a simple, planked box chest held together with nails, and the second which now included framed-up panels worked with the grain of wood. By nailing together a structural frame then fixing panels to the frame with the grains cross-wise, panels could move along the grain with the expansion of the frame (because wood always shrinks across its grain, never in the direction of the grain), all without breaking or splitting.

13th century Dug out chest at Spetchley, All Saints Church.

The Evolution Of Wooden Chests

The Wooden Box : A wooden chest is a variation of a wooden box: a simple flat-lidded piece of furniture. The construction is very simple, with a single board for each side, bottom, and the lid. A total of six boards. The boards are simply butted against each other and nailed together. Their basic construction means their joints are weak and metal bands or iron straps to act as reinforcement. As they are used often used for stacking or transportation they have no legs and are usually undecorated.
.
The Standard wooden chest: probably the most popular basic design for a wooden chest and often used for travelling chests. It follows the basic wooden box design, no legs, butted joints, undecorated and when used for travelling will have banding and strapping for strengthening. The top is often curved to allow water to run off its top. Additionally leather or a waxed or oiled covering is used to preserve the wood.

The six-board chest: takes the standard storage chest design further by elevating the chest off the ground by extending the end panels. Although more complicated designs existed the six-board chest was cheaper to fabricate and so were popular between c9th and c16th. This is perhaps the most common household wooden chest for this period
. Viking chests – were developed from six-board chests. With extended side boards to lift the chest off the ground. Overall Viking chests were strengthened with better overlapping joints as well as broad straps for reinforcement and protection. The bands were then often then decorated.

The Viking Chest :The Viking wooden chest is very similar to the six-board chest. The two end pieces are extended down to form slab legs, raising the wooden chest off the floor (or ship deck). Instead of the simple overlap design used in the six-board chest, where the front is nailed to the end-piece, Viking wooden chests have both the front and end-piece overlapping each other, so nails reinforced the joint in both directions. Although this is a better joint than the simple lap of the six-board chest, the resulting joint is still not very durable, and Viking wooden chests often show the use of metal reinforcing straps. Pirate chests have always been modelled on this type of chest!
. Image 7 9th century Viking chest from the Oseberg ship burial, Oseberg, Sem, Vestfold, Norway. Universitetets Oldsaksamling, Oslo, 149

Hutch Chest: during the c13th the simple six-board chest was developed to extend the front and rear panels to the floor to lift the chest off the ground. more durable tongue and groove joints were used on the longer panels and tops were flat. They continued to be popular through to the c15th. Large front panels gave a larger surfaces for carving and decorating.

The Panel Chest: used panels of thinner and lighter wood that were inserted into stiles that were joined together. Like the hutch chest the panels are often decorated with carvings or painted.

The Dovetail Chest: dovetail joinery was not new in c15th it was not a popular chest style as the joinery technique was challenging. The best chests of this era were dovetail chests. Of course it was a style that was to dominate the c18-c20th.

A dovetailed corner of a chest

The c16th saw the most change in the evolution of the storage chest. During the Elizabethan period, the humble chest or trunk began to evolve. Legs and extensions were added to create boarded chairs, stools, court cupboards, tool chests and drawing tables. Settles were chests with flip tops that turned into a table to a bench with storage.

Elizabethan Chest c1600 – 1650 Cotehele, Cornwall (Accredited Museum)

The most notable change occurred around the mid 1600s with the introduction of drawers. Chest makers were adding two drawers below the chest for storage of smaller items. These chests were also called mule chests. The simple addition soon led to the entire frame being filled by drawers and the top being fixed to the frame. In a very short time the chest became a ‘chest of drawers’. The humble chest was now transformed into a function piece of furniture that allowed stored items to be organised and easily accessible. Like the evolution of the chest, chests of drawers’ construction improved to ensure better joints and styles.

Image 9 17th century chest, Nostell Priory, West Yorkshire (Accredited Museum)

Image 10 Rare early 17th century oak carved press cupboard, with naive carved face, circa 1640

In the early 17th century wooden chests were plainer and heavier and almost always made from Oak. By the end of the century wooden chests were more finely decorated and often made of walnut or mahogany. They were now decorated and inlaid with other materials such as mother of pearl or bone, and began to be lacquered in bright colours.

In the c19th and c20th with the expansion of the British Empire into new continents and lands and mass emigration storage chests were required for people to store and transport their belongings and simple pine chests were often used. Travel trunks were made especially for transatlantic ship travel. Steamer trunks were made from metal and wood and were styled like small portable wardrobes. These travelling wardrobes were fitted to hang clothes and were fitted out with multiple drawers and compartments.

In the c20th the styles of chests have changed as we experienced Art Deco and Arts and Crafts styles. During WWII, as materials were scarce, more simple chests and boxes were made, from easily accessible woods such as pine, to store and transport military supplies.

Today chests are still a popular furniture item in homes. The construction of modern chests has not changed in the last 300 years with dovetail joints being used for better quality chests and simple butted joints or mitred joints for others. The current trend for antique and vintage furniture including wooden chests and simple storage boxes from by-gone eras with their charming patina and intriguing history and stories has seen the resurgence of old chests from many times and styles. People have also taken an interest in researching the history of their chests and fining out about a particular style is not very hard.

Antique teak storage chest from south east India

Antique Pine Chest used by emmigrants travelling to North America and Canada


Ver el vídeo: CAJA COSMETICA MAGICA, LA MUJER MAS BELLA DEL MUNDO ERES TU (Mayo 2022).