Podcasts de historia

Población del Líbano - Historia

Población del Líbano - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

LÍBANO

La población del Líbano comprende cristianos y musulmanes. No se ha realizado un censo oficial desde 1932, lo que refleja la sensibilidad política en el Líbano sobre el equilibrio confesional (religioso). La estimación del gobierno de los Estados Unidos es que más de la mitad de la población residente es musulmana (chiíta, sunita y drusa), y el resto es cristiana (predominantemente maronita, greco-ortodoxa, greco-católica y armenia). Los musulmanes chiítas constituyen la secta más grande. Las afirmaciones de los musulmanes desde principios de la década de 1970 de que son la mayoría contribuyeron a las tensiones que precedieron al conflicto civil de 1975-76 y han sido la base de las demandas de una voz musulmana más poderosa en el gobierno.
GRÁFICO DE POBLACIÓN
Población:
3.925.502 (julio de 2007 est.)
Estructura por edades:
0-14 años: 26,2% (hombres 525.199 / mujeres 504.240)
15-64 años: 66,7% (hombres 1.255.624 / mujeres 1.361.265)
65 años y más: 7.1% (hombres 125,904 / mujeres 153,270) (2007 est.)
Edad media:
total: 28,3 años
hombre: 27,2 años
mujeres: 29,5 años (2007 est.)
Tasa de crecimiento de la poblacion:
1,198% (2007 est.)
Tasa de natalidad:
18,08 nacimientos / 1.000 habitantes (2007 est.)
Índice de mortalidad:
6,1 muertes / 1.000 habitantes (2007 est.)
Tasa neta de migración:
0 migrante (s) / 1,000 habitantes (2007 est.)
La proporción de sexos:
al nacer: 1,05 hombre (s) / mujer
menores de 15 años: 1.042 hombres / mujer
15-64 años: 0,922 hombre (s) / mujer
65 años y más: 0,821 hombres / mujer
población total: 0,944 hombres / mujer (2007 est.)
Tasa de mortalidad infantil:
total: 23,39 muertes / 1.000 nacidos vivos
hombres: 25,94 muertes / 1.000 nacidos vivos
mujeres: 20,71 muertes / 1.000 nacidos vivos (2007 est.)
La esperanza de vida al nacer:
población total: 73,15 años
hombre: 70,67 años
mujeres: 75,77 años (2007 est.)
Tasa de fertilidad total:
1,88 niños nacidos / mujer (2007 est.)
VIH / SIDA - tasa de prevalencia en adultos:
0,1% (2001 est.)
VIH / SIDA - personas que viven con el VIH / SIDA:
2.800 (2003 est.)
VIH / SIDA - muertes:
menos de 200 (2003 est.)
Nacionalidad:
sustantivo: libanés (singular y plural)
adjetivo: libanés
Grupos étnicos:
Árabe 95%, armenio 4%, otro 1%
nota: muchos cristianos libaneses no se identifican como árabes sino como descendientes de los antiguos cananeos y prefieren ser llamados fenicios
Religiones:
Musulmanes 59,7% (chiítas, sunitas, drusos, ismailitas, alauitas o nusayri), cristianos 39% (católicos maronitas, ortodoxos griegos, católicos melquita, ortodoxos armenios, católicos sirios, católicos armenios, ortodoxos sirios, católicos romanos, caldeos , Asirio, copto, protestante), otro 1,3%
nota: 17 sectas religiosas reconocidas
Idiomas:
Árabe (oficial), francés, inglés, armenio
Literatura:
definición: mayores de 15 años pueden leer y escribir
población total: 87,4%
hombres: 93,1%
mujeres: 82,2% (2003 est.)


Población del Líbano - Historia

Localización: Situado en la costa este del mar Mediterráneo, Líbano es el punto de encuentro de tres continentes: Europa, Asia y África. El Líbano ha sido la encrucijada de muchas civilizaciones cuyas huellas aún se pueden ver hoy. Su paisaje es un lugar de rocas, cedros y magníficas ruinas que miran desde las montañas hacia el mar.

Zona: 4000 metros cuadrados (10452 kilómetros cuadrados)
Haga clic aquí para ver el Líbano en comparación con el tamaño de su estado.

Bandera libanesa: & quotLa bandera libanesa se compone de franjas horizontales rojas, blancas y rojas, con un cedro verde en el medio de la franja blanca central & quot (Detalles)

Ciudades importantes: Beirut (capital 1,3 m), Trípoli, Sidón, Zahle, Tiro y Jounieh.

Clima: Líbano disfruta de un clima mediterráneo esencial en cuatro estaciones con inviernos lluviosos, primaveras moderadas, veranos cálidos y otoños regulares, con una media de 300 días soleados al año.
El invierno es templado en la costa y nevado en las montañas y el verano es caluroso en la costa pero más fresco en las montañas. El Líbano es el único país de Oriente Medio que no tiene desierto.

Población:
3 millones de libaneses viven en el Líbano (estimación de 2001, último censo oficial de 1932)
Se estima que 15 millones de libaneses y libaneses fallecidos viven en todo el mundo.
(Más grande: Brasil 7 millones, EE. UU. 3 millones)

Grupos étnicos: El Líbano abarca una gran mezcla de culturas y grupos étnicos que se han ido formando durante más de 6000 años. La mayoría de los libaneses son descendientes de Fenicios / Cananeos y / o Arameo occidental (50-70%). El segundo grupo étnico más grande del Líbano desciende de Árabes (20-30%). Armenios, griegos, asirios, hebreos, kurdos, persas y otros forman aproximadamente (10-20%).

Religiones: No hay religión estatal en el Líbano. Sin embargo, Líbano reconoce oficialmente 17 sectas religiosas del cristianismo, el islam y el judaísmo. La estimación de la distribución de la religión en el Líbano ahora es de aproximadamente un 1% de minorías, un 40% de cristianos y aproximadamente un 60% de musulmanes.

Idiomas: Libanés (hablado), árabe (formal), francés, inglés y armenio

Educación: Aproximadamente el 60% de las escuelas en el Líbano utilizan el francés como idioma básico de educación, aproximadamente el 20% usa el inglés, mientras que el 20% usa tanto el francés como el inglés como idiomas básicos para la educación. La lengua y la literatura árabes se enseñan en todas las escuelas, y la lengua árabe se utiliza en algunas escuelas para el material de Filosofía, Historia y Sociología.

Aunque es un país pequeño, el Líbano es bien conocido por sus colegios y universidades estadounidenses y europeos. Las instituciones educativas del sistema estadounidense más conocidas son la Universidad Americana de Beirut (AUB), la Universidad Libanesa Americana (LAU), la Universidad de Notre Dame (NDU) y la Universidad de Balamand. Las escuelas del sistema francés más conocidas son la Universidad de Saint Joseph (USJ) y la Universidad del Espíritu Santo (USEK, Kaslik). La Universidad Libanesa (Nacional) tiene su sede en Beirut y también tiene cuatro sucursales en los distritos restantes del Líbano.

Cocina libanesa: La cocina del Líbano es el epítome de la dieta mediterránea. Incluye una gran cantidad de frutas, verduras, almidones, pescado fresco y mariscos. La tradición perdurable de los libaneses son los entrantes Mezza, también conocidos como entremeses. Tradicionalmente, la comida libanesa se sirve con Arak, un licor claro con sabor a regaliz elaborado localmente con uvas. Cuando se agrega agua helada al Arak, el color se convierte en una mezcla blanca turbia y es el complemento perfecto para cualquier comida libanesa. Los libaneses han extendido su cocina a todas partes del mundo. Se ha hecho muy conocido en los excelentes restaurantes de Londres, París, Nueva York y Sidney. Sirve tabboule, kibbee, hummus y baba & rsquogannouj.

Gobierno: Según el derecho constitucional, el Líbano sigue siendo una de las pocas democracias de todo Oriente Medio con una constitución acordada en 1926. Sin embargo, el Líbano perdió sus principales características de democracia y derechos humanos durante los 29 años de ocupación siria (1976-2005)

Tiempo
: +02: 00 GMT, +07: 00 EST de EE. UU.

Vacaciones: Además de los feriados nacionales, Líbano reconoce todos los feriados cristianos y musulmanes (este horario está sujeto a las decisiones administrativas del gobierno todos los años).

Año nuevo 1 día Día de San Marún 9 de febrero
Día laboral 1 de mayo El día de los Mártires 6 de mayo
Ascensión 15 de agosto Todos los Santos 1 de noviembre
Día de la Independencia 22 de noviembre día de Navidad 25 de diciembre y 6 de enero
Viernes Santo (Este) 1 día Pascua (oriental) 1 día
Viernes Santo (occidental) 1 día Pascua (occidental) 1 día
Eid Al-Fiter 3 días Ashoura 1 día
Eid al-Adha 3 días Nabawi Mawled 1 día
Año nuevo islámico 1 día Al-Isra 'Wal-Mi'raj 1 día


Registro Nacional de Lugares Históricos y listados n. ° 8211

Puente y molino Grist Mill (1948)

[Little River Road al otro lado del Little River] El puente Grist Mill está a unas 3 millas al sur de East Lebanon en Little River Road. El puente es una estructura de piedra y madera al este del antiguo molino de 1774. Está compuesto por piedras de escombros colocadas que se elevan aproximadamente a trece pies por encima del nivel normal del agua de los arroyos.

A finales del siglo XX, muchos puentes fueron alterados, destruidos o reemplazados. Este registro hace que la supervivencia de una estructura como el Grist Mill Bridge sea muy significativa. No solo los elementos de piedra de mampostería se han mantenido intactos, sino que la plataforma de madera está claramente en consonancia con los materiales y la configuración tradicionales.

Puente Grist Mill (1924)

Los primeros registros muestran, tanto en dibujos como en fotografías, que el puente ha cambiado poco al menos durante los últimos 66 años. La historia precisa de esta estructura, como se señaló anteriormente, es difícil de determinar. En 1792 se hace referencia a Joseph Hardison & # 8217s Bridge en los registros de la ciudad. Hardison fue el propietario original del molino de molienda adyacente construido alrededor de 1774. La referencia a un puente deja en claro que el sitio probablemente se usaba como un cruce en ese entonces. Sin embargo, no hay pruebas de que el puente de 1792 (o al que se hace referencia en una escritura de 1822) sea el actual.

La evidencia fotográfica más antigua proviene del estudio estatal de puentes de 1924 que muestra claramente la mampostería existente. Una revisión de los informes de la ciudad no descubrió ninguna referencia a ningún trabajo importante en la estructura fuera de un reemplazo de la plataforma en 1885. El molino y su presa remanente están ubicados a unos 100 pies al oeste del puente a una elevación algo más baja. Ambas estructuras (puente y presa) y la base del molino comparten el mismo tipo de construcción de piedra de mampostería con partes superiores de madera. Esta compatibilidad de materiales se corresponde con una relación histórica igualmente importante en escala. Las cualidades visuales resultantes del sitio, vistas desde ambos accesos al puente o desde arriba o debajo de la estructura, son verdaderamente únicas.

Puente Grist Mill (1989)

La configuración existente del puente data de principios de la década de 1950 y # 8217, cuando el diseño actual reemplazó una estructura más simple utilizando troncos redondos para largueros, una plataforma de tablones y barandillas de soportes triangulares unidos por un riel de madera. En 1993, una renovación importante reemplazó la superestructura de madera en especie y restauró el muelle de piedra y los estribos. * [Fotos de Kirk F. Mohney, 1989]


Historia del Líbano

Gran parte del Líbano tiene una definición natural que consiste en dos ciudades distintas del norte de Nueva Inglaterra ubicadas en valles ricos en historia natural y humana. Este paisaje proporciona un & # 8220 sentido de lugar claramente definible & # 8221.

Los ríos Mascoma y Connecticut serpentean a través o junto a la ciudad con aguas tranquilas y tramos de aguas turbulentas. El río Mascoma cumple una doble función de unir los extremos este y oeste de la ciudad y de dividir el norte del sur. El río Connecticut sirve como un punto de referencia que define los límites de la ciudad en el oeste y une la sección noroeste de Líbano con la esquina suroeste.

El Líbano se caracteriza por las crestas que rodean las tierras bajas de estos ríos. En la cuenca de Mascoma, Crafts Hill, Quarry Hill, Signal Hill y Mount Tug forman el borde norte, mientras que Bass Hill, Storrs Hill y Farnum Hill definen el límite sur del valle. Mount Finish, Bald Hill, Crafts Hill y Colburn Hill definen el borde oriental del valle del río Connecticut. Estas prominencias tienden en un eje norte / sur y le dan al terreno del Líbano una forma fuerte y ondulada. Estas importantes crestas y especialmente ciertas prominencias como Storrs / Farnum Hill, Mount Support, Mount Tug y Signal Hill dan una definición natural a la ciudad.

En este escenario natural, el Líbano tomó forma dando como resultado su actual paisaje cultural. El uso temprano de la tierra por parte de la ciudad se asemejaba al patrón de desarrollo histórico europeo, es decir, un denso centro urbano rodeado de usos agrícolas y espacios abiertos boscosos. Actualmente existen dos de esos centros urbanos, uno en el centro del Líbano y el otro en el oeste del Líbano. Es dentro de estas áreas donde surgieron y continúan funcionando los usos comerciales, cívicos y residenciales densos de la tierra.

Líbano fue una de las dieciséis ciudades en el río Connecticut que recibió una carta de Benning Wentworth, gobernador de New Hampshire en 1761. En ese año, cuatro hombres se establecieron en la orilla del río Connecticut cerca de lo que ahora es Wilder Dam, la primera familia llegó al año siguiente.

Los colonos construyeron un aserradero en el río Mascoma en el extremo occidental de la ciudad en 1763 y un puente en 1767. Los primeros colonos construyeron cabañas en los intervales. La casa más antigua que se conserva en el Líbano hoy en día, el antiguo Hall Place en South Main Street en West Lebanon, fue construida en 1766. La primera escuela, una estructura de troncos construida en 1768 en la King & # 8217s Highway en West Lebanon, al oeste del aeropuerto actual , fue también el primer edificio público de la ciudad. Cuatro años más tarde, se construyó el primer centro de reuniones en Seminary Hill en West Lebanon, destinado a estar en pie solo diez años antes de ser trasladado a una nueva ubicación en Farnum Hill.

De una ciudad con 162 habitantes en 1767, Líbano creció a 1.579 habitantes en 1800. Una mezcla de agricultura e industria ha caracterizado al Líbano desde su incorporación. El desarrollo inicial de la ciudad se basó en la agricultura de subsistencia con industrias que producían madera, harina y telas. El patrón inicial de asentamiento fue hacia el sur a lo largo del río Connecticut, pero gradualmente se trasladó del río a Farnum y Storrs Hills.

Durante el período comprendido entre 1800 y 1830, la agricultura de subsistencia se transformó en agricultura comercial, ya que el transporte a lo largo del río Connecticut se complementó con la finalización de la cuarta autopista de peaje de New Hampshire, que unía el Líbano con la costa, y con la incorporación de la autopista de peaje Croydon Turnpike en 1804. permitiendo el transporte rápido de productos alimenticios. La convergencia de los ríos y estas autopistas en el Líbano junto con la White River Turnpike y la Hanover Branch Turnpike sostuvo una serie de posadas y bares en la ciudad a lo largo de estas rutas transitadas y proporcionó una excelente ubicación para el desarrollo industrial.

Estimulada por el arancel de 1828 que protegía la lana doméstica, la cría de ovejas dominó la actividad agrícola en el Líbano hasta aproximadamente 1845. El pastoreo y otras actividades agrícolas redujeron el bosque de la ciudad a menos del 20% del área de la ciudad en comparación con el 80% en 1800 Para 1850, un cambio marcado en la población, caracterizado por un rápido crecimiento de la población urbana y un lento declive en las áreas rurales, era evidente en el Líbano, así como en la mayor parte de Nueva Inglaterra.

Incapaz de competir con la industria de la lana occidental, el énfasis agrícola de la ciudad se centró posteriormente en los rebaños lecheros en lugar de en las ovejas. Se establecieron dos lecherías en el Líbano en la década de 1880. La producción lechera siguió siendo la principal actividad agrícola durante el siglo XX. Con la reducción de las tierras de pastoreo debido a la lechería, el Líbano comenzó a volver a su estado predominantemente boscoso.

A partir de 1800, la actividad comercial en el Líbano se trasladó del río Connecticut a Payne & # 8217s Mills, conocida más tarde como Lebanon City, ubicada en la salida del lago Mascoma en el este del Líbano. El desarrollo inicial aquí, a lo largo de Hibbard y Great Brooks, fue impulsado por la construcción de una presa, un aserradero y un molino en 1778. El establecimiento de una fábrica textil, un establecimiento de cardado de lana, una cantera de pizarra y una fábrica de muebles aumentó la importancia del pueblo hasta que un incendio en 1840 destruyó la mayoría de los molinos. Nunca fueron reconstruidos, devolviendo el este del Líbano, como se lo conoce hoy, a su carácter rural.

Otro núcleo de población comenzó a crecer en lo que hoy es el Centro del Líbano después de la construcción del Town Meetinghouse en 1792. La primera industria aquí fue un molino, seguido por los molinos de aceite de linaza y batán. No fue hasta mediados de siglo que se utilizaron los activos del río Mascoma y se inició la urbanización. La desaparición de East Lebanon, la superioridad del agua proporcionada por el río Mascoma y la disponibilidad de transporte ferroviario alentaron el crecimiento del Lebanon Center.

Con la excepción de una disminución durante la década de 1830, el Líbano mantuvo un crecimiento demográfico lento pero constante entre 1800 y 1860. La década comprendida entre 1860 y 1870 resultó en un aumento del 26% en la población del Líbano y # 8217, llegando a 3.094 en 1870. Durante este período, grandes cantidades de los canadienses francófonos emigraron al Líbano para trabajar en las fábricas.

También fue significativa una resolución de la ciudad de 1866 que extendió una cordial invitación a la capital manufacturera dos importantes firmas del Líbano & # 8211 Carter y Churchill y H.W. Carter and Sons & # 8211 fueron fundados durante este período.

El desarrollo industrial del Centro Líbano después de 1848 se caracterizó por tres industrias básicas centradas en el hierro, la madera y la lana. En 1887, las fábricas de hierro se habían reducido a la especialización en menos artículos, ya que el Líbano no podía competir con otras áreas de fabricación con fuentes disponibles de hierro y carbón.

Un gran incendio en 1887, que destruyó unos 80 edificios en 12 acres en el Líbano central, fue en gran parte responsable de completar la evolución de las fábricas de muebles a las fábricas de lana. Casi toda la comunidad manufacturera fue destruida. Muchas residencias, casas de vecindad, edificios comerciales y empresas, incluidas las empresas de muebles, nunca reanudaron sus operaciones. El crecimiento de las fábricas de lana avanzó aún más gracias a las ventajas laborales derivadas de la oferta de mano de obra sin explotar de las mujeres, la superioridad del agua blanda del río Mascoma para blanquear y teñir, y el aumento de la capacidad de las presas río arriba.

La concentración o variedad de la industria nunca debió igualar los niveles anteriores después del incendio. Los talleres y los molinos más pequeños dieron paso a operaciones más grandes. A pesar de los efectos del incendio, la población del Líbano entre 1880 y 1890 aumentó en un 12,2%. El rápido crecimiento de otras industrias redujo el impacto del desastre que dejó a unas 600 personas desempleadas. Los años 1890 y # 8217 vieron un aumento adicional del 24% en el crecimiento, lo que llevó a la población a 4.965 personas en 1900.

Los servicios privados de agua y teléfono se introdujeron en 1883 y la electricidad siguió en 1890. Este período de crecimiento también se caracterizó por un auge de la construcción, que se evidenció en estructuras comerciales como el National Bank y Whipple Block en Lebanon Center, así como en muchas residencias existentes. .

A pesar de los tiempos difíciles durante la Depresión, la industria de la lana mantuvo un papel importante en la economía del Líbano durante las décadas de 1940 y 1950 hasta el cierre de Mascoma Mills en 1953. La llegada de E. Cummings Tannery a fines de la década de 1930, ubicada en la sitio de lo que alguna vez fue el molino más grande de Líbano, aseguró que el centro de Líbano seguiría siendo un centro industrial. La curtiduría cerró en 1980 y fue arrasada al año siguiente.

Los principales desarrollos de transporte, incluida la finalización del aeropuerto de Lebanon en 1942, la construcción de la Interestatal 89 a través de la ciudad para conectar con la Interestatal 91 al otro lado del río y el abandono del ferrocarril, han hecho posible que las industrias se establezcan en áreas periféricas en lugar de en fuentes de el transporte eléctrico y ferroviario que alguna vez dictaminó la ubicación de las industrias.

Una nueva carta que establece la ciudad de Líbano con una forma de gobierno de alcalde-consejo fue aprobada por la Legislatura del Estado y adoptada por los votantes en 1957.

El segundo gran incendio del Líbano, en junio de 1964, destruyó 20 edificios del centro y causó daños por un valor estimado de $ 3 millones en casi el mismo lugar que el incendio de 1887. La mayor parte de la ciudad y las estructuras comerciales y molinos de fines del siglo XIX fueron destruidas. , reemplazado varios años después por un centro comercial peatonal, nuevos patrones de tráfico y calles y puentes recién construidos.

La era del ferrocarril del Líbano terminó con el fin del servicio de pasajeros en la década de 1960 y el posterior abandono de las líneas de carga en la década de 1980. El desarrollo adicional de carreteras resultó en cambios en la distribución de la población. Muchas áreas que antes se consideraban rurales se están convirtiendo en lugares deseables para las subdivisiones de viviendas residenciales. West Lebanon, cuyo crecimiento fue influenciado por su estación de ferrocarril y el cruce del río hacia Vermont, se ha convertido en un centro urbano por derecho propio y, a partir de la década de 1960, se convirtió en un centro comercial regional. El Líbano ha mantenido un crecimiento demográfico constante durante el siglo XX.

Mientras que en la década de 1960-70 se registró el menor aumento de población en la historia del Líbano (4,6%), en la década de los 70 la tasa aumentó al 14,5%. El desarrollo de la propia base comercial de Lebanon & # 8217, así como la expansión de Dartmouth College y Mary Hitchcock Medical Center en Hanover y V.A. Hospital en White River Junction, impulsó la mayor parte de este aumento.

El desarrollo en la década de 1980 incluyó un crecimiento adicional a lo largo de la Ruta 12A y varios proyectos de vivienda. La década de los ochenta concluyó con la aprobación de la Ciudad de la reubicación del Centro Médico Dartmouth Hitchcock al Líbano. DHMC abrió en 1991 y ahora es el principal empleador de la ciudad.


Beirut tiene un clima subtropical que es fresco y templado en invierno y cálido y húmedo en verano. En enero, el mes más frío, la temperatura máxima promedio por la tarde es de 17 ° C (62 ° F) y la temperatura mínima nocturna es de 11 ° C (51 ° F). Las temperaturas máximas y mínimas comparables en julio son 87 y 73 ° F (31 y 23 ° C). La temporada de lluvias se extiende desde mediados de otoño hasta principios de primavera, y la precipitación media anual es de 36 pulgadas (914 mm).

Bajo el otomano vilāyet administración y el mandato francés, se planeó el crecimiento de Beirut, pero después de la independencia en 1943 fue tan azaroso como rápido. Se estima que la población de la ciudad se multiplicó por diez entre principios de la década de 1930 y principios de la de 1970, y el área de la ciudad creció hasta tres veces más que en 1900. En la década de 1950, quedaban pocos rastros de la ciudad vieja, y la mayoría de ellos fueron destruidos en la guerra civil de 1975-1990.

Los planos de las calles y los arreglos de bloques en la ciudad y sus suburbios no son consistentes ni uniformes. En la mayoría de los barrios, los edificios modernos de gran altura, los apartamentos sin ascensor, los barrios de tugurios, las villas modernas y las casas tradicionales de dos pisos con techos de tejas rojas, todos en diferentes estados de conservación, se encuentran uno al lado del otro. Después de 1975, innumerables casas y apartamentos, particularmente en el oeste de Beirut, fueron ocupados por la fuerza por refugiados y ocupantes ilegales de áreas rurales, especialmente de las áreas chiítas del sur del Líbano.

El área del centro de Beirut central (la ciudad vieja) fue destruida durante la guerra civil, convirtiéndose en un cinturón de ruinas ocupadas por ocupantes ilegales entre el este y el oeste de Beirut. Debido a los combates esporádicos que se produjeron entre facciones rivales, el centro de Beirut no pudo reconstruirse durante la guerra, y todos los negocios se trasladaron fuera del área para establecer nuevas instalaciones en los lados cristiano y musulmán de la ciudad. Cuando terminó la guerra en 1990, surgieron fuertes divisiones entre la opinión oficial y popular sobre los planes para reconstruir la ciudad vieja. Los derechos de propiedad permanentes, que estaban en gran parte en manos de terratenientes musulmanes y cristianos sunitas, chocaban con la situación entonces de facto de que la mayoría de los ocupantes ilegales residentes en la zona eran musulmanes chiítas. Por tanto, los avances en la dirección de la reconstrucción en el decenio de 1990 fueron lentos. Una combinación de recompensas y dominio eminente abrió el camino para el rápido desarrollo del Distrito Central de Beirut (BCD) en la primera década del siglo XXI. Sin embargo, la inversión se desaceleró en la década de 2010, en medio de la inestabilidad en la región.


Progresión de la guerra

El comienzo de la guerra civil suele estar fechado en el 13 de abril de 1975, cuando los falangistas atacaron un autobús que llevaba a palestinos a un campo de refugiados en Tall al-Zaʿtar, Líbano. El ataque escaló un ciclo intermitente de violencia en una batalla más general entre los falangistas y el LNM, cuya coalición de izquierdistas libaneses y musulmanes apoyó la causa de la OLP.

En los meses siguientes, la destrucción general de la zona del mercado central de Beirut estuvo marcada por el surgimiento de una "línea verde" entre el oeste musulmán de Beirut y el este de Beirut cristiano, que persistió hasta el final de la guerra civil en 1990, con cada bando bajo el control de sus respectivas milicias.

Cuando el mandato de Franjieh llegó a su fin, y con el ejército del Líbano dividido, pidió a Siria que interviniera para evitar que el país se desintegrara en varios estados. A pesar de su apoyo anterior a la OLP en el sur, Siria lanzó una intervención a gran escala para corregir el desequilibrio de poder emergente a favor de los cristianos en el norte. La intervención de Siria también provocó una participación israelí más activa, en la que Israel armó y financió a milicias cristianas en el sur del país, a quienes los israelíes consideraban su principal aliado en su lucha contra la OLP. Con las fuerzas palestinas continuando realizando incursiones transfronterizas en Israel, Israel lanzó un gran ataque de represalia en marzo de 1978, enviando tropas al sur del Líbano hasta el río Līṭānī. El conflicto resultante llevó al establecimiento de la Fuerza Provisional de la ONU en el Líbano (FPNUL), una fuerza de mantenimiento de la paz destinada a asegurar la retirada israelí y apoyar el regreso de la autoridad libanesa en el sur, así como a la creación del Ejército del Sur del Líbano (SLA ) —Una milicia dirigida por Saʿd Haddad y armada y financiada por Israel para funcionar como una milicia sustituta bajo el mando cristiano libanés.

Sin embargo, la intervención israelí más significativa durante el curso de la Guerra Civil Libanesa fue la invasión que comenzó el 6 de junio de 1982. Aunque el objetivo declarado de Israel era solo asegurar el territorio al norte de su frontera con el Líbano para detener a la OLP. En las redadas, las fuerzas israelíes avanzaron rápidamente hasta los suburbios de Beirut y sitiaron la capital, en particular el oeste de Beirut. La invasión resultó en la eventual remoción de la milicia de la OLP del Líbano bajo la supervisión de una fuerza multinacional de mantenimiento de la paz, el traslado del cuartel general de la OLP a Túnez, Túnez, y la retirada temporal de las fuerzas sirias de regreso a al-Biqāʿ. Galvanizados por la invasión israelí, surgieron posteriormente varios grupos chiítas, incluido Hezbollah.

En agosto de 1982, Bashir Gemayel, el joven líder falangista que había logrado unificar a las milicias maronitas en las Fuerzas Libanesas (LF), fue elegido presidente. Sin embargo, a mediados de septiembre, tres semanas después de su elección, Gemayel fue asesinado en un atentado con bomba en la sede falangista. Dos días después, milicianos cristianos bajo el mando de Elie Hobeika, a quienes las fuerzas israelíes permitieron la entrada a la zona, tomaron represalias matando a cientos de personas (las estimaciones oscilan entre varios cientos y varios miles) en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila. La elección del hermano de Bashir, Amin Gemayel, a la presidencia a finales de septiembre de 1982 no logró moderar la creciente violencia cuando estallaron las batallas entre cristianos y drusos en el bastión druso de las montañas Shūf, lo que provocó numerosas muertes de cristianos. Las fuerzas de mantenimiento de la paz occidentales que habían sido enviadas al Líbano en 1982 también sufrieron numerosas bajas, entre ellas la destrucción de la embajada de Estados Unidos por un coche bomba en abril de 1983 y los ataques suicidas contra las tropas estadounidenses y francesas de la fuerza multinacional estacionada en Líbano en Octubre, que aceleró su retirada del Líbano a principios del año siguiente (ver 1983 atentados con bombas en los cuarteles de Beirut). A mediados de 1985, la mayoría de las tropas israelíes también se habían retirado, dejando a su paso al SLA proxy en control de una zona de amortiguamiento al norte de la frontera internacional.

Impulsada por el continuo patrocinio extranjero, la sociedad libanesa entre 1985 y 1989 descendió a una economía de milicia. Mientras que el Líbano enfrentaba un alto desempleo, la fuga de capital y mano de obra calificada, y la escasez de bienes y servicios, las milicias ahora proporcionaban salarios y bienes racionados a sus combatientes y controlaban el acceso a bienes, servicios y riqueza en parte a través del contrabando, la extorsión y las armas. y comercio de drogas. Este período de desintegración cristalizó con el declive de muchas de las instituciones restantes del país, y en 1987 el colapso de la libra libanesa, que había demostrado una sorprendente resistencia durante los primeros 10 años de la guerra, condujo a un período de profundas dificultades económicas. e inflación. Además, cuando terminó el mandato de Gemayel el 22 de septiembre de 1988, el parlamento no pudo ponerse de acuerdo sobre la selección de un nuevo presidente. Como resultado, Gemayel nombró al general Michel Aoun, un maronita y jefe de lo que quedaba del ejército libanés, como primer ministro en funciones momentos antes de que expirara su propio mandato, a pesar de que el titular, Salim al-Hoss, continuaba reclamando ese cargo. . Por lo tanto, el Líbano no tenía presidente sino dos primeros ministros, y surgieron dos gobiernos separados en competencia por la legitimidad. A fines de noviembre de 1988, el general Aoun fue destituido como comandante en jefe de las fuerzas armadas debido a la continua lealtad de una gran parte de las fuerzas armadas, sin embargo, Aoun pudo mantener un liderazgo de facto. En febrero de 1989 Aoun lanzó una ofensiva contra el rival LF, y en marzo declaró una "guerra de liberación" en un intento de expulsar la influencia siria. En septiembre de 1989, tras meses de intensa violencia, Aoun aceptó un alto el fuego negociado por un comité tripartito formado por los líderes de Argelia, Marruecos y Arabia Saudita.


Historia del Líbano

La evidencia de herramientas encontradas en cuevas a lo largo de la costa de lo que hoy es el Líbano muestra que el área estuvo habitada desde el Período Paleolítico (Edad de Piedra) hasta el Período Neolítico (Nueva Edad de Piedra). La vida del pueblo siguió a la domesticación de plantas y animales (la Revolución Neolítica, después de aproximadamente 10.000 a. C.), con Byblos (actual Jubayl) aparentemente a la cabeza. En este sitio también aparecen los primeros vestigios en el Líbano de cerámica y metalurgia (primero cobre, luego bronce, una aleación de estaño y cobre) hacia el cuarto milenio a. C. Los fenicios, indistinguibles de los cananeos de Palestina, probablemente llegaron a la tierra que se convirtió en Fenicia (término griego aplicado a la costa del Líbano) alrededor del 3000 a. C. Herodoto y otros escritores clásicos conservan la tradición de que vinieron de la costa del Mar Eritreo (es decir, el Golfo Pérsico), pero de hecho no se sabe nada seguro de su tierra natal original.

Excepto en Biblos, ninguna excavación ha producido información sobre el tercer milenio en Fenicia antes de la llegada de los fenicios. En Biblos, el primer asentamiento urbano data del 3050 al 2850 a. C. Las conexiones comerciales y religiosas con Egipto, probablemente por mar, están atestiguadas en la IV dinastía egipcia (C. 2575–C. 2465 aC). Las primeras representaciones artísticas de fenicios se encuentran en Memphis, en un relieve dañado del faraón Sahure de la quinta dinastía (mediados del siglo XXV a principios del siglo XXIV a. C.). Esto muestra la llegada de una princesa asiática para ser la novia del faraón, su escolta es una flota de barcos de alta mar, probablemente del tipo conocido por los egipcios como "barcos de Biblos", tripulados por tripulaciones de asiáticos, evidentemente fenicios.

Biblos fue destruida por un incendio alrededor del 2150 a. C., probablemente por los invasores amorreos. Los amorreos reconstruyeron el lugar y se inició un período de estrecho contacto con Egipto. Los faraones dieron obsequios costosos a los príncipes fenicios y sirios, como los gobernantes de Ugarit y Katna, que eran leales a Egipto. No está del todo claro si esto da fe del dominio político de Egipto sobre Fenicia en este momento o simplemente de fuertes relaciones diplomáticas y comerciales.

En el siglo XVIII a. C., nuevos invasores, los hicsos, destruyeron el dominio amorreo en Biblos y, pasando a Egipto, pusieron fin al Reino Medio (C. 1630 a.C.). Little is known about the Hyksos’ origin, but they seem to have been ethnically mixed, including a considerable Semitic element, since the Phoenician deities El, Baal, and Anath figured in their pantheon. The rule of the Hyksos in Egypt was brief and their cultural achievement slight, but in this period the links with Phoenicia and Syria were strengthened by the presence of Hyksos aristocracies throughout the region. Pharaoh Ahmose I expelled the Hyksos about 1539 bce and instituted the New Kingdom policy of conquest in Palestine and Syria. In his annals, Ahmose records capturing oxen from the Fenkhw, a term here perhaps referring to the Phoenicians. In the annals of the greatest Egyptian conqueror, Thutmose III (reigned C. 1479–26 bce ), the coastal plain of Lebanon, called Djahy, is described as rich with fruit, wine, and grain. Of particular importance to the New Kingdom pharaohs was the timber, notably cedar, of the Lebanese forests. A temple relief at Karnak depicts the chiefs of Lebanon felling cedars for the Egyptian officers of Seti I (C. 1300 bce ).

Fuller information about the state of Phoenicia in the 14th century bce comes from the Amarna letters, diplomatic texts belonging to the Egyptian foreign office, written in cuneiform and found at Tell el-Amarna in Middle Egypt. These archives reveal that the land of Retenu (Syria-Palestine) was divided into three administrative districts, each under an Egyptian governor. The northernmost district ( Amurru) included the coastal region from Ugarit to Byblos, the central district ( Upi) included the southern Al-Biqāʿ valley and Anti-Lebanon Mountains, and the third district ( Canaan) included all of Palestine from the Egyptian border to Byblos. Also among the letters are many documents addressed by the subject princes of Phoenicia and their Egyptian governors to the pharaoh. It was a time of much political unrest. The Hittites from central Anatolia were invading Syria nomads from the desert supported the invasion, and many of the local chiefs were ready to seize the opportunity to throw off the yoke of Egypt. The tablets that reveal this state of affairs are written in the Akkadian language and cuneiform script of Babylonia and thus show the extent to which Babylonian culture had penetrated Palestine and Phoenicia at the same time, they illustrate the closeness of the relations between the Canaanite towns (i.e., those in Palestine) and the dominant power of Egypt.

After the reign of Akhenaton (Amenhotep IV reigned 1353–36 bce ), that power collapsed altogether, but his successors attempted to recover it, and Ramses II (1279–13 bce ) reconquered Phoenicia as far as the Al-Kalb River. In the reign of Ramses III (1187–56 bce ), many great changes began to occur as a result of the invasion of Syria by peoples from Asia Minor and Europe. The successors of Ramses III lost their hold over Canaan the 21st dynasty no longer intervened in the affairs of Syria. En The Story of Wen-Amon, a tale of an Egyptian religious functionary sent to Byblos to secure cedar about 1100 bce , the episode of the functionary’s inhospitable reception shows the extent of the decline of Egypt’s authority in Phoenicia at this time. Sheshonk ( Shishak) I, the founder of the 22nd dynasty, endeavoured about 928 bce to assert the ancient supremacy of Egypt. His successes, however, were not lasting, and, as is clear from the Old Testament, the power of Egypt thereafter became ineffective.


The Geography of Lebanon

Total Size: 10,400 square km

Size Comparison: about 0.7 times the size of Connecticut

Geographical Coordinates: 33 50 N, 35 50 E

World Region or Continent: Oriente Medio

General Terrain: narrow coastal plain El Beqaa (Bekaa Valley) separates Lebanon and Anti-Lebanon Mountains

Geographical Low Point: Mediterranean Sea 0 m

Geographical High Point: Qurnat as Sawda' 3,088 m

Climate: Mediterranean mild to cool, wet winters with hot, dry summers Lebanon mountains experience heavy winter snows

Major cities: BEIRUT (capital) 1.909 million (2009), Tripoli, Sidon


100 Years of Greater Lebanon

The disastrous explosion in Beirut has prompted calls for French intervention in Lebanon. But the history of France’s involvement in the region has been driven by the creation of proxy elites and the pursuit of its own interests.

Proclamation of Greater Lebanon in Beirut, c.1920.

A petition circulated online in the aftermath of the catastrophic explosion in the port of Beirut on 4 August and French President Emmanuel Macron’s mobbed walkabout in the predominantly Christian, middle-class Gemmayzeh district of the city two days later. Attracting more than 60,000 signatures, the petition called for Lebanon to be placed ‘under French Mandate for the next ten years’, condemning ‘Lebanon’s officials’ and ‘failing system, corruption, terrorism and militia’. It asserted that a French Mandate would establish ‘a clean and durable governance’.

Subsequently picked up in the French right-wing press, the petition’s call for temporary French rule pursued a broader logic that ran through the majority of Western commentary on the explosion: Lebanon had to be fixed from the outside. Foreign aid and international support were deemed crucial to a recovery from the blast, but they should be aggressively conditional, imposing ‘reforms’ on Lebanon and supporting protestors’ demands for a wholesale removal of the country’s corrupt oligarchy. The crisis in Lebanon, this suggested, could only be resolved by external intervention – and France’s history of involvement in Lebanon appeared to make it a naturally prominent player in any such intervention.

As we pass the centenary of the formal creation of ‘Greater Lebanon’ in its current incarnation, formed by the French Army General Henri Gouraud on 1 September 1920, history can help us understand the deeper origins of the current crisis, the origins of modern Lebanon in foreign intervention and the reasons France occupies a role in its politics.

Population map of Syria and Lebanon, c.1935.

The French ‘Mandate’ to which the petition harked back was a form of colonial rule that lasted from the close of the First World War to the middle of the Second World War (Lebanon became formally independent in 1943). The ‘Mandate period’ saw the creation of both modern Lebanon and, crucially, Syria, from the territory of the collapsing Ottoman Empire.

The Mandate was held by France under the legal and diplomatic aegis of the League of Nations, an international institution that in the 1920s was dominated by Britain and France. In keeping with the racialised paternalism characteristic of the League’s approach to colonial empire, the Mandate system took its name from a term in private law describing the temporary guardianship of a child. As Article 22 of the League’s founding Covenant euphemistically described the arrangement: ‘tutelage … should be entrusted to advanced nations who by reason of their resources, their experience or their geographical position can best undertake this responsibility’.

The decisive French ‘experience’ that enabled them to acquire the role of ‘Mandatory’ was their victory in the First World War and the ensuing negotiations with the British – both an ally and a rival ­– to divide up Ottoman Palestine and Syria. French claims did not come out of the blue in 1918. Instead, they built on decades of intervention and influence in the Ottoman Empire where, from the mid-19th century, French capitalists had expanded their interests in tandem with burgeoning Catholic missionary and educational institutions. If Greater Lebanon was a French colonial creation in 1920, it had deep roots in the late Ottoman world.

In the second half of the 19th century, as European empires expanded frenetically and Beirut grew in population and economic importance, France increasingly positioned itself as a ‘protector’ of Arab Christian groups, intervening enthusiastically – notably in 1860 – to protect them during conflicts. Central to this were the Maronites, a community of Christians affiliated to the Catholic church, who lived predominantly in the highlands of Mount Lebanon. One important result of this trend was the British and French-mediated creation of an Ottoman autonomous administrative district (mutasarrifiyya) of Mount Lebanon during the 1860s. The Mount Lebanon Mutasarrifiyya was Maronite-dominated (though it also had a large Druze Muslim population) and was distinct from (though adjacent to and deeply connected with) the city of Beirut and the Ottoman province of the same name.

French postcard showing four Christian men from Mount Lebanon, late 1800s.

Ottoman Lebanon was therefore smaller geographically than the Greater Lebanon we know today, but the French consolidated their influence in the larger region by cultivating its Christian population and their political aspirations as a group within a territorial enclave. As the historian Ussama Makdisi has shown, a key aspect of this play of influence was the spread and institutionalisation of a novel idea: that the Ottoman population should be understood as a set of religiously defined ‘sects’.

This insidious concept, which seeded modern ‘sectarian’ politics in the region, was, however, just one tributary of a much larger, dynamic river of intellectual and political reformism in Ottoman Syria during the years around 1900. By the eve of the First World War, activists and thinkers across Ottoman Lebanon and Syria, reacting against or working with European influences and powerful Ottoman modernising efforts, had developed a diverse mixture of agendas, including Syrian or Lebanese nationalism, reformist-Ottomanism and Pan-Arabism. Some of these were premised on foreign support, many of them were liberal and democratic. Plans for Greater Lebanon were just one of these projects.

When French and British troops occupied a devastated, starving, inflation-ridden Beirut in 1918, the French authorities could look to an existing client group of mainly Christian ‘Lebanese’ (they also called themselves ‘Lebanonians’ in some instances, for instance in their large American diaspora). This group had existing connections to French interests and a maturing national programme, which existed in tension with plans for a Syrian nation-state. Importantly, though, that programme was defined as much by economic need as by historical or ideological reasoning. As the historian Carol Hakim has shown, the project of ‘Greater Lebanon’ rested on the precedent of the mutasarrifiyya and also on a claim to a continuous Lebanese past dating back to the ancient Phoenicians – a helpfully cosmopolitan and entrepreneurial crew of precursors for a commercially dynamic region. But the war and its accompanying famine had brutally reinforced the Maronites’ sense that Lebanon was dependent on food imports from Syria and vulnerable to incorporation into a larger Syrian state, one potentially careless of Christian prerogatives. The French stoked these worries, for example, by mistranslating the first article of the progressive, short-lived Syrian constitution of 1920 as ‘Islam is the religion of the state’ rather than the reality: ‘Islam is the religion of the King’. The solution to this problem was Greater Lebanon.

Map of Mount Lebanon, c.1900.

Instead of risking the return of famine and economic insecurity through the isolation of a small Lebanon, or else risking political incorporation into Muslim-Arab Syria, Maronites and French officials hoped that a French-sponsored Greater Lebanon would overcome the crisis. Incorporating the largely Sunni Muslim lands of the Bekaa Valley to the east of Mount Lebanon and adding further new territory along the coast to the north and in the Shia majority south, outside of the mutasarrifiyya’s old borders, Greater Lebanon had a colonial flavour. This was because it was enabled by French military power and because of the vanguard role it gave to the Maronite Christian elite in Beirut, who freely compared themselves to the Piedmontese of Italy’s unification and who often looked down on the largely Muslim rural and small-town classes on the periphery of the new state. Last month’s petition to Macron is nostalgic for such an arrangement.

France faced immediate and massive opposition to its rule in Syria, where it subdivided the country and aimed to create a system of ‘minority’ groups through whom to violently divide and rule. But even in Greater Lebanon, France, cash-strapped by the war, failed to commit adequate resources to deliver on the dreams of 1920. As the historian Elizabeth F. Thompson has shown, in the following decade, as the Lebanese Republic was established in 1926 and a parliament elected in 1929, the French increasingly resorted to authoritarian proxy-rule. French High-Commissioners, hamstrung by austerity in Paris, disproportionately favoured their Christian clients and, more generally, empowered wealthy, patriarchal elites, endorsing their skilled appropriation of sectarian political logic to divide access to power and resources. The result, long before the Lebanese civil war of the 1970s and 80s, was to limit the political potential of genuinely national ideas of citizenship. It is these ideas which the protesters in Lebanon are currently trying to resurrect, encapsulated by the call to expel the elite: ‘all of them means all of them’.

They face a steep challenge. By the time Sunni Muslim and Christian elites from Beirut’s oligarchic ruling class came together in 1943 to forge a National Pact, Lebanon’s political-economic course was in some respects set. French financial, commercial and cultural interests would continue to be interlaced with the Maronite community in particular. More generally, access to political and economic power was organised around sectarian identities, even during the laissez-faire boom years of 1940-75, when a cloud of money partially obscured the political realities. Even the later rise of Shia political power, through the Iranian-backed Hezbollah, would create a new sectarian player rather than destabilising the underlying system. The arrival of further external players, from Syria, the US, Israel and Iran built on the French template.

Beirut, late 19th century, by Félix Bonfils.

Emmanuel Macron was back in Beirut on 1 September 2020 to mark the centenary of Gouraud’s creation of Greater Lebanon. Keen to get away from domestic controversies and play to the residual Catholic and Gaullist sentiments of the French electorate, he alluded selectively to France’s long history of involvement in the region, much as French officials did a century ago. His calls for unity made much of France’s humanitarian commitment to the Lebanese people and he again insisted (while supporting a new Lebanese prime minister who used to advise a former Lebanese prime minister) that the Lebanese elite must attend to popular demands for ‘reform’ by revising the existing political structure.

Any such changes will need to overcome deeply entrenched structures dating back to the French Mandate period itself. If, as the Lebanese Druze sectarian chief Walid Jumblatt has claimed, the present moment in Lebanon is most analogous to ‘the end of World War One, a time of looming famine and dreadful Spanish Flu [when] we were buying grain from Syria and locusts were plaguing the land’, then it is to be hoped that a century later, France will not, as it did then, sabotage democratic hopes in favour of proxy elites and its own interests.

Simon Jackson is Lecturer in Modern Middle Eastern History at the University of Birmingham.


Population of Cities in Lebanon (2021)

Located at the intersection of the Mediterranean west and Arabian east, Lebanon's culture has been shaped by its diverse influences, and has been referred to as the 'Switzerland of the East' and the 'Paris of the Middle East'. Beirut is Lebanon's capital and largest city, as well as its political and economic center. Unusually, no official population census has been carried out in Lebanon since 1932, but most recent estimates suggest that the population of Beirut is between around 940,000 and 1.3 million, with as many as 2.2 million in the greater metropolitan area. Beirut is one of the oldest cities in the world, and has been inhabited for more than five thousand years.

The northern city of Tripoli is the second-largest city in Lebanon, with an approximate population of 730,000. Tripoli overlooks the Mediterranean Sea, and the Palm Islands – the only islands in Lebanon and a protected area for rare turtles, seals and birds – lie off the coast of the city. The mountainous city of Zahlé is the third-largest in the country. It is known for its moderate and pleasant climate and beautiful scenery, and is home to a predominantly Greek Catholic population of 120,000 residents knowns as Zahlawis.

Lebanon has 2 cities with more than a million people, 4 cities with between 100,000 and 1 million people, and 8 cities with between 10,000 and 100,000 people. The largest city in Lebanon is Beirut, with a population of 1,916,100 people.


Ver el vídeo: Russian lessons Lesson 2 Russian pronunciation. Personal pronouns. Russian language (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Zolojinn

    Bravo que excelente mensaje

  2. Kirg

    No veo el significado en eso.

  3. Saelig

    No está absolutamente de acuerdo con el mensaje anterior.

  4. Waldon

    después de maladets,

  5. Ealdwode

    Pido disculpas, no puedo ayudar a nada, pero está seguro de que para usted ayudará a encontrar la decisión correcta. No se desesperen.



Escribe un mensaje